HTPP

History – Trends – Products – Publications

Trends

SALARIO DE MAYORÍA DE MEXICANOS NO ALCANZA NI PARA COMER: ACFP

  • El Observatorio de Trabajo Digno de la organización Acción Ciudadana Frente a la Pobreza reveló cifras preocupantes sobre salarios precarios y falta de seguridad social en gran parte de empleados mexicanos

MÉXICO.- Millones de mexicanos trabajan sin ingreso suficiente para “mantenerse él y su familia”; carecen de acceso a la salud por su trabajo, de contrato estable y no pueden ejercer su derecho a la organización sindical y la negociación colectiva, revela el Observatorio de Trabajo Digno, del Frente a la Pobreza.

El estudio detalla que la inmensa mayoría de quienes trabajan por un salario carecen de representación sindical que defienda sus derechos constitucionales (86%); 6 de cada 10 reciben un ingreso salarial insuficiente para sostener a su familia, 4 de cada 10 carecen de seguridad social (42%), y la mitad trabajan sin contrato laboral estable (52%), todo esto en abierta contradicción con las normas del derecho al trabajo digno establecidas en la Constitución.

En la investigación se exhibe que en pleno Siglo XXI la precariedad laboral está de moda, como estaba al principio del siglo XX, cuando se promulgó la Constitución de 1917 y muestra niveles inaceptables de pobreza laboral para trabajadores asalariados en todas las ramas económicas, incluyendo las más productivas y formalizadas como la manufactura y los servicios.

Aunque los micro y pequeños negocios producen mayor precariedad, los niveles que prevalecen en la mediana y gran empresa son injustificables.

Regresar a los niveles previos de ocupación a la pandemia no es avance, es volver a condiciones laborales que producen pobreza y desigualdad.

El Observatorio de Trabajo Digno emite reportes trimestrales con base en los datos oficiales de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del INEGI.

En este 11º reporte utiliza los datos correspondientes al trimestre III de 2021. Además de los indicadores nacionales sobre desempleo y condiciones precarias de trabajo, e incluye información sobre condiciones laborales desagregada por sectores económicos, tamaño de las unidades económicas y duración de la jornada de trabajo.

El Reporte corresponde únicamente a trabajadores subordinados con remuneración salarial, a las que por claridad comunicativa llamamos “personas con trabajo asalariado” o en ocasiones, “personas empleadas o con empleo”.

La organización Acción Ciudadana Frente a la Pobreza puntualizó que este grupo es el mayoritario en la población ocupada. Las otras condiciones de ocupación reportadas por la ENOE del INEGI refieren a quienes trabajan “por cuenta propia” “sin remuneración salarial”, “sin pago” o a “empleadores”.

Desde la sociedad civil reiteró que la fórmula México sin Pobreza tiene como componentes indispensables el trabajo digno, esto es trabajo con remuneración suficiente y pleno ejercicio de derechos laborales y el acceso universal a la salud, a los cuidados y en general a la protección social, conforme a las normas y estándares de derechos humanos vigentes en nuestro país a partir de la reforma al art. 1º de la Constitución en 2011.

La industria manufacturera, junto con el comercio, son los dos sectores con mayor peso en el empleo (35% en conjunto). Son sectores de gran dinamismo y con empresas de alta productividad y rentabilidad, destacó.

Sin embargo, en la industria manufacturera, 6 de cada 10 personas con trabajo asalariado (60%) carecen de ingreso suficiente, casi la cuarta parte (23%) carecen de acceso a la salud mediante la afiliación a la seguridad social y más de la tercera parte (35%) carecen de contrato estable.

Esto quiere decir, que el sector económico con mayor peso en el empleo, la industria manufacturera, mantiene a más de 3 millones 700 mil personas trabajando por un salario que no supera el umbral de pobreza para dos personas, mucho menos para una familia mayor, a casi 1 millón 600 mil sin acceso a la salud de la seguridad social y a más de 2 millones 400 mil personas sin contrato estable.

La precariedad laboral es predominante en el sector primario (agrícola, ganadero, pesca y forestal) donde 2 de cada 3 personas con trabajo asalariado no ganan lo suficiente para adquirir dos canastas básicas, casi 2 millones de personas (66%). Llama también la atención el sector de restaurantes y hotelería, donde 3 de cada 4 personas que trabajan carecen de salario suficiente para mantener a una familia.

Es muy grave en el sector de otros servicios, donde además de carecer de salario suficiente, el grupo principal son las trabajadoras del hogar, donde 8 de cada 10 personas, más de 3 millones, en su mayoría mujeres, trabajan sin acceso a servicios de salud, de cuidado y en general, de seguridad social (83%).

En los micronegocios el 73% de quienes tienen trabajo asalariado carecen de ingreso suficiente, son 5 millones y. medio de personas; el 84% carecen de seguridad social, son casi 7 millones de personas y el 88% carecen de contrato estable, son 7 millones 200 mil personas.

En las medianas y grandes empresas la situación es mejor, pero no está bien. La dimensión de la precariedad es inaceptable dado que se trata de negocios “formales” con alta rentabilidad, grandes inversiones y concentran la mayor parte de los ingresos en cada sector económico.

PATRICIA CARRASCO / LA PRENSA

error: Content is protected !!