ECUADOR SE VIVE UN GRAN MALESTAR SOCIAL, QUE PODRÍA GENERAR MASIVAS PROTESTAS

2021-12-02
  • En Ecuador se vive un malestar social “muy grande”, que podría generar una masiva protesta contra el Gobierno, dijo el excanciller de ese país sudamericano, Ricardo Patiño.

QUITO.- “Se está caldeando una situación de mucho malestar en la sociedad, es difícil predecir si será como en 2019. Los indígenas, pero además hay muchos grupos sociales, los estudiantes por ejemplo, los campesinos, los transportistas, que están molestos. Hay una reacción muy grande de la población que puede dar lugar a una movilización muy importante de la sociedad en los próximos meses”, dijo Patiño.

Quien fuera ministro de Exteriores de Ecuador entre 2010 y 2016, sostuvo que la economía su país “está muy mal”, ya que aumentó el desempleo y se deterioró el salario de los trabajadores.

“El Gobierno ha llevado a la economía a la peor crisis. Cuando en 2021 se aspira que América Latina crezca un 6,5%, Ecuador a duras penas va a crecer 2% luego de que el año pasado decreció 8%. Ecuador es el segundo peor país en crecimiento económico de la región”, agregó el economista.

Patiño se encuentra participando de la VII Cumbre del Grupo de Puebla, foro político y académico de la izquierda latinoamericana, que se realiza en Ciudad de México entre el martes y este miércoles con la participación de más de 150 líderes de la región.

El movimiento indígena de Ecuador anunció el sábado que en enero próximo tomará medidas en contra de las políticas del Gobierno de Guillermo Lasso, ante la falta de respuesta a sus demandas, sobre todo la relativa a la reducción del precio de los combustibles.

Los indígenas ecuatorianos fueron protagonistas de las grandes movilizaciones que se registraron en el país en octubre 2019.

Ese mes, cientos de indígenas que llegaron a la capital de Ecuador desde distintas partes del país para protestar contra la eliminación del subsidio a los combustibles decretada y luego derogada por el entonces mandatario Lenín Moreno (2017–2021).

Las protestas desencadenaron una ola de violencia que se saldó con ocho muertos, más de mil heridos, 1.200 detenidos y más de 800 millones de dólares en pérdidas.

SPUTNIK

error: Content is protected !!