CUBA PREPARA A CIUDADANOS PARA INMINENTE «GUERRA POPULAR» CONTRA CIVILES EN LA ISLA

2021-10-29
  • El Día Territorial de la Defensa se celebró este domingo para continuar perfeccionando la defensa bajo la concepción de guerra de todo el pueblo.

HABANA.- Los comunistas cubanos inundaron los medios de comunicación social con imágenes de turbas con armas de fuego, palos, piedras y otras armas improvisadas como parte de “actos de afirmación revolucionaria” destinados a asustar a los disidentes políticos para que no participen en una marcha prevista para el 15 de noviembre, informaron varios medios de comunicación. Lunes.

Las diversas imágenes violentas formaron parte del “Día de la Defensa Territorial” del Partido Comunista, nominalmente destinado a mostrar al mundo que los cubanos están listos para atacar a cualquiera que trabaje para liberar a la isla del comunismo. La dinastía Castro ha subyugado a la isla desde que el dictador Fidel Castro tomó el poder en 1959.

Los hechos ocurrieron el mismo fin de semana que el actual testaferro de la dinastía Castro, Miguel Díaz-Canel, calificó la marcha pacífica propuesta como un “acto de subordinación a la hegemonía yanqui” y amenazó con que los cubanos “combatirían por todos los medios” cualquier intento de establecer Democracia: una amenaza de violencia para los civiles que estén considerando participar en acciones prodemocráticas. Díaz-Canel condenó explícitamente la marcha del 15 de noviembre en lugar de adoptar el enfoque típico de insinuar vagamente a las fuerzas “contrarrevolucionarias”.

La marcha, si tiene éxito, sería el primer esfuerzo pacífico organizado a nivel nacional contra el comunismo desde el 11 de julio, cuando aproximadamente 187.000 cubanos en todas las provincias de la isla tomaron las calles exigiendo el fin del régimen de Castro. Las fuerzas de seguridad del Partido Comunista respondieron arrestando a cientos de personas, incluidos muchos transeúntes que no participaron en las protestas, y realizando violentas redadas domiciliarias que resultaron en lesiones graves a los presuntos manifestantes, algunos de los cuales recibieron disparos frente a sus familias.

El medio en español ADN Cuba señaló que varios periodistas del régimen cubano publicaron imágenes el domingo de varias provincias que muestran a comunistas practicando apuntar con armas de fuego y posando amenazadoramente con armas. La propiedad privada de armas de fuego es ilegal en Cuba.

“LAS CALLES PERTENEN A LOS REVOLUCIONARIOS”, escribió una de esas propagandistas del régimen, Marta Fernández, como título de sus fotos en Facebook el domingo. Fernández describió la exhibición como destinada a “perfeccionar la defensa bajo el concepto de una guerra popular”.

Otro video de este tipo en las redes sociales mostró a comunistas en Cárdenas, una ciudad en la provincia de Matanzas, simulando una respuesta a un “ataque” de manifestantes pacíficos. Algunos de los que aparecen en el video parecen blandir palos de forma amenazadora. Los periodistas en español identificaron a las personas en las fotos como miembros del Comité para la Defensa de la Revolución (CDR) local, una brigada de espionaje civil comunista.

Otras imágenes mostraban a cubanos practicando lapidación de enemigos no especificados en escenas que se asemejan a prácticas de atletismo. Los participantes criticaron a los “mercenarios”, una difamación que el régimen de Castro usa liberal y falsamente contra los disidentes prodemocracia, y prometieron luchar contra ellos “hasta la última gota de sangre”.

La publicación cubana independiente en línea 14 y Medio señaló en su informe sobre los hechos que los medios estatales cubanos omitieron la cobertura de tales hechos en sus noticieros; los periodistas del régimen solo publicaron las imágenes en línea. Los observadores concluyeron de esto que el público objetivo del contenido eran los jóvenes que obtienen sus noticias con mayor regularidad de Internet y no prestan mucha atención a la propaganda gubernamental televisada.

Para esas personas, Díaz-Canel se dirigió a la nación en un discurso formal el domingo en el que renovó un llamado que hizo en julio para que los civiles ataquen a los disidentes políticos. La constitución de Castro, dijo, “afirma, entre otras cosas, que el sistema socialista … es irrevocable, y que los ciudadanos tienen derecho a luchar por cualquier medio contra cualquiera que pretenda descarrilar el orden político, social y económico establecido por la Constitución. . “

Cualquier expresión pacífica de disensión con el régimen “no es un acto cívico, es un acto de subordinación a la hegemonía yanqui”, afirmó Díaz-Canel.

“Hay bastantes revolucionarios aquí para enfrentar con inteligencia, respeto y en defensa de nuestra Constitución, pero con energía y valentía también”, concluyó Díaz-Canel, “cualquier tipo de manifestación que busque destruir la Revolución”.

El sucesor designado de Raúl Castro, cuya familia retiene el poder en todas las grandes instituciones cubanas, afirmó que la convocatoria del 15 de noviembre a marchar contra el régimen fue “una escalada en la forma de actuar contra la Revolución y un desafío a las autoridades y al Estado socialista”. Culpó a Estados Unidos por supuestamente planear la ley de base prodemocracia, sin ofrecer evidencia para su afirmación.

Díaz-Canel instó más concretamente a Cuba a participar en actos de violencia contra sus conciudadanos en julio tras el estallido de protestas contra el régimen ese mes.

“Hacemos un llamado a todos los revolucionarios de nuestro país, a todos los comunistas, a que salgan a las calles en cualquier lugar donde estén ocurriendo estas provocaciones hoy, de ahora en adelante y por todos estos días”, instó Díaz-Canel.

Un grupo de disidentes que se identifican con el nombre de “Archipiélago” convocan a una protesta el 15 de noviembre. Dieron el paso sin precedentes de solicitar un permiso para la reunión pública a través del gobierno este mes, una solicitud que el régimen rechazó rápidamente.

El diario español El País informó este lunes que cientos de personas detenidas en julio permanecen tras las rejas a partir de esta semana. Los grupos de derechos humanos han documentado violaciones generalizadas del debido proceso desde este verano, incluidos juicios masivos para presuntos manifestantes arrestados por una variedad de “delitos” no relacionados y el procesamiento de menores en tribunales para adultos. Los fiscales exigen hasta 25 años de prisión para algunos disidentes.

BREITBART NEWS

error: Content is protected !!