CHEFS PAGAN $480 KG DE CHILE PASILLA MIXE; AL INDÍGENA OAXAQUEÑO LE DAN $30

2021-10-20
  • Revendedores abusan de productores oaxaqueños de chile pasilla mixe

OAXACA.- El chile pasilla mixe es uno de los 25 chiles endémicos que posee el estado de Oaxaca, una de las 65 variedades que tiene México. En un local de la CDMX llega a costar hasta 500 pesos el kilogramo, en la ciudad de Oaxaca se encuentra por debajo de los 200, mientras que al productor le pagan mínimo 30 pesos el kilo.

La razón, los intermediarios poder económico e infraestructura para mover el producto hacia los mercados de Oaxaca y de ahí al resto del país. La periodista de investigación Roselia Chaca, realizo un reportaje en colaboración con Mutua y Oxfam, para descifrar la cadena de comercialización de tan preciado producto endémico de Oaxaca “tiene un sabor muy especial, entre ahumado y dulce”.

La crónica revela que el productor mixe cultiva hasta 400 kilos de chile verde por ciclo agrícola, ofertado de 30 a 55 pesos el kilo en los mercados de la región. En cambio, el chile seco lo entrega a un revendedor de la Central de Abasto de la ciudad de Oaxaca a un precio que oscila entre los 150 y 160 pesos. Más allá del horizonte oaxaqueño a cientos de kilómetros, en la CDMX el chile se exhibe en tiendas de especias y tienen un precio que oscila entre los 480 pesos el kilo, y que sólo lo adquieren chefs de restaurantes de alta cocina gourmet.

Revendedores abusan de productores de chile pasilla mixe

Similiano Tranquilino Olivera, un indígena mixe, transporta 400 kilos de chiles pasilla mixe verde desde su casa en el núcleo rural Linda Vista hasta la cabecera municipal de Santiago Atitlán, comunidad del Medio Mixe de Oaxaca. El trayecto de 20 minutos es complicado, pero este campesino no tiene otra opción.

Con la ayuda de sus hijos, prefiere moverse con el producto en transporte público a los mercados locales de Santiago Atitlán, Santa María Tlahuitoltepec y Ayutla, antes que las y los intermediarios o coyotes se lo compren a un bajo precio y revendan al doble, obteniendo ellos mejores ganancias.

Similiano tiene 50 años y desde niño se dedica al cultivo del chile pasilla, ahora lo combina con la siembra de maíz. Todo lo que sabe sobre el sistema chile lo aprendió de su padre, este conocimiento lo comparte con su esposa y siete hijas e hijos. A Similiano nadie lo engaña en cuanto a calidad, por eso señala orgulloso que su producto es de primera y natural por no utilizar pesticidas en el control de plagas.

El productor cultiva hasta 400 kilos de chile verde por ciclo agrícola, ofertando de 30 a 55 pesos el kilo en los mercados de la región. Asegura que su producción se agota en un día. En cambio, el chile seco lo entrega a un revendedor de la Central de Abasto de la ciudad de Oaxaca a un precio que oscila entre los 150 y 160 pesos, el revendedor lo ofrece hasta 250 pesos. Para obtener un kilo de chile seco requiere de 10 kilos de chile maduro, así que prefiere cosechar el chile verde por el poco tiempo y esfuerzo que se le invierte.

La familia de Similiano es una de las 60 familias que se dedican a la siembra de chile pasilla mixe en Santiago Atitlán; él refiere que, en Linda Vista, a lo mucho, son seis familias enfocadas al cultivo. Este mixe, como la mayoría de los campesinos de la zona, trabaja en media hectárea de terreno, principalmente en laderas.

Una de las problemáticas que sufren los y las productoras de Oaxaca es el coyotaje o intermediarismo: compran la producción a un bajo precio y lo revenden a un alto costo en tiendas y mercados de la ciudad de Oaxaca, Ciudad de México y Puebla.

Los productores entrevistados para este reportaje indicaron que en la Central de Abasto de la ciudad de Oaxaca los y las productoras colocan el chile desde los 70 pesos hasta los 160 pesos por kilo. Fuera del estado el precio es mucho más alto.

Los factores para que el chile pasilla mixe se compre barato a la persona productora y se venda caro con las y los intermediarios están relacionados con la falta de canales de comercialización por parte de los y las productoras de la zona.

Es decir, que optan por las y los intermediarios locales que poseen el dinero y el equipo para mover el producto hacia los mercados zonales y de abasto del estado de Oaxaca, así como de la Ciudad de México y Puebla. Otro factor importante es que los y las productoras no están organizados, venden de manera individual a las y los intermediarios.

A cientos de kilómetros de Similiano vive Eric Muñoz, un artista plástico que frecuenta los mercados de la Ciudad de México surtiéndose de especias y chiles. Cuando se enteró de la existencia del chile pasilla mixe se fue en busca de él al Mercado San Juan, ahí ubicó sólo un puesto con el chile oaxaqueño; la vendedora refirió que es muy poco lo que le llega debido a su alto costo, de 20 pesos por pieza, y que sólo lo adquieren chefs de restaurantes gourmet.

Unas cuadras antes de llegar al Mercado San Juan, Eric se encontró con la tienda de especias llamada Molinera: aquí el chile se exhibe en recipientes transparentes y tienen un precio de 480 pesos el kilo, 48 pesos los 100 gramos. El encargado también le refirió que sus clientes son restaurantes de autor en la Ciudad de México enfocados a la cocina tradicional, muy contadas amas de casa.

“Es un chile muy caro, yo sólo compro unas cuantas piezas, pero tiene un sabor muy especial, entre ahumado y dulce. Los vendedores me explicaron que lo compran mucho los restaurantes caros de la ciudad y sus distribuidores vienen directamente de las comunidades de la sierra mixe de Oaxaca”, comenta el artista mexicano.

Reportaje completo » » https://htpp.work/I/rmh09m

ROSELIA CHACA | MUTUA | OXFAM MÉXICO

error: Content is protected !!