HTPP

History – Trends – Products – Publications

Trends

A LA «BASURA» 61 MILLONES DE VACUNAS CONTRA LA COVID

  • La vacuna de la farmacéutica AstraZeneca es la que más se ha desperdiciado.

MADRIS.- Aún no se habían aprobado las primeras vacunas contra la Covid cuando los países desarrollados comenzaron a cerrar acuerdos de compra anticipada. Se aseguraron millones de dosis para inmunizar a sus poblaciones. Pero no todas se han utilizado. Más de 61,5 millones de antígenos han terminado ‘en la basura’ por haber caducado en 2021.

En España han caducado casi un millón de dosis, de las que el 95% pertenecen a estas dos farmacéuticas. En lo que respecta a la vacuna de Pfizer/BioNTech, son 25,8 millones de dosis las que han caducado en 2021, volviendo a las cifras de Airfinity. La mayor parte pertenecían a Estados Unidos, donde se han desperdiciado 16,1 millones de estas vacunas. Por detrás, Canadá, con 6,6 millones de dosis expiradas. El tercer puesto lo ocupa la Unión Europea: más de tres millones.

Muy por debajo de las cifras de AstraZeneca y Pfizer/BioNTech se sitúa la vacuna de Moderna. En este caso, han caducado algo más de cinco millones de dosis. El grueso se da en Estados Unidos, donde se han desperdiciado 4,4 millones de antígenos de este fabricante.

Y por debajo del millón, la de Janssen. En la Unión Europea, Estados Unidos y Canadá han caducado 833.987 dosis. El 85% de estas corresponden a las adquiridas por el país presidido por Joe Biden. Caducarán más, cabe recordar que el tiempo de vida útil de las vacunas contra la Covid oscila entre los seis y los nueve meses. headtopics.com

Y está a punto de agotarse en más de 240 millones de dosis. Es la cantidad de vacunas contra la Covid que caducarán en marzo si no se envían pronto a los países pobres. El cofundador y director ejecutivo de Airfinity, Rasmus Bech Hansen, advierte de que “hay dosis excedentes disponibles que corren el riesgo de desperdiciarse si no se comparten pronto. La aparición de ómicron y la probabilidad de futuras variantes indican que no hay tiempo que perder”.

Un sanitario pincha una vacuna a un paciente. Por su parte, Matt Linley, analista principal de Airfinity, recuerda que “los países necesitan que estas vacunas tengan una vida útil mínima de dos meses; de lo contrario, no hay tiempo suficiente para hacerlas llegar a las personas que las necesitan”.

De hecho, si los países desarrollados no se dan prisa en donar las dosis excedentes, se corre el riesgo de que la cifra de vacunas caducadas aumente hasta los 500 millones de dosis, según las previsiones de esta organización. Además, Airfinity recuerda que solo en diciembre los países pobres ya rechazaron más de 100 millones de vacunas por su corto periodo de vida útil. “Estas cifras muestran que vacunar al mundo ahora es en gran medida un problema de distribución y no de suministro”, añade Hansen.

EL ESPAÑOL

error: Content is protected !!