ISTMO ARRIBA: DECIDIR LA SENDA CORRECTA; PRIORIDAD MUNDIAL

SALINA CRUZ, Oax.- Sin duda alguna el 2021 es un año de muchos retos, los sucesos vividos por la humanidad durante el año pasado nos marcaron para siempre y nos desafían a mejorar para rescatar a la población mundial de un inminente desastre, sino ponemos al mundo en la senda correcta.

Los desafíos que enfrentábamos como humanidad no desaparecieron, el foco de atención se lo llevo la pandemia de la COVID-19, que con su estela de muerte, desastre y desesperación nos arrebató la inercia que tomábamos para corregir los problemas mundiales.

Pero los retos siguen ahí, y es momento de cambiar la velocidad y ponernos en la senda correcta y sentar las bases para un futuro más optimista, así lo señaló el Secretario General de la Naciones Unidas António Guterres al presentar el jueves 28 de enero, las diez prioridades que propone para el mundo, durante una reunión oficiosa con los Estados miembros de la ONU y donde dijo:

“Necesitamos pasar de la muerte a la salud; del desastre a la reconstrucción; de la desesperación a la esperanza; de las soluciones trilladas a la transformación”, declarando, además, que: “ha llegado el momento de asegurar el bienestar de las personas, las economías, las sociedades y nuestro planeta”.

Sin duda alguna, la población mundial necesita retomar un rumbo, que le dé certeza y estabilidad para terminar de enfrentar la pandemia del COVID-19 y cualquier otra causa que represente un riesgo para el planeta, ya sea de salud, causa climática o de cualquier otro tipo, conflicto social o armado. Estas 10 prioridades, no sólo nos ayudarán a transitar a una mayor unidad mundial, sino que también pondrá a prueba la solidaridad de las naciones y el multilateralismo.

Si no adoptamos estas medidas de prevención ante los temas que se buscan combatir, la humanidad podría seguir enfrentando catástrofes, como la pandemia que actualmente sigue costando muertes en todos los países.

Entre las prioridades mundiales se encuentran: (1)Responder a la pandemia de COVID-19; (2) relanzar la economía de una forma que sea sostenible e inclusiva; y, (3) hacer la paz con la naturaleza, afrontando el cambio climático y la destrucción de la biodiversidad; con estas prioridades se buscará que las vacunas sean percibidas como bienes públicos mundiales —patrimonio de la gente— disponibles y asequibles para toda la población, se invierta masivamente en los sistemas de salud y lograr la cobertura sanitaria universal, se buscará trabajar por una recuperación económica inclusiva en la que ningún país se vea obligado a elegir entre la prestación de servicios básicos y el servicio de su deuda, se procurará el apoyo financiero de los países ricos a los menos desarrollados, y se luchará por detener las emisiones de carbono hacia el medioambiente, y detener la crisis de extinción, a través de un nuevo marco de diversidad biológica.

Otro bloque de prioridades tienen que ver con: (4) Hacer frente a la pandemia de la pobreza y la desigualdad; (5) Revertir el asalto a los derechos humanos; y, (6) Alcanzar la igualdad de género; con lo cual se busca abatir la desigualdad de la riqueza que cada día va en aumento en todos los países del mundo, haciendo que la gente pierda la confianza en los Gobiernos e instituciones, lo cual pega a los grupos más vulnerables y marginados, ejerciéndose mayor presión en los derechos humanos, atentando al estado de derecho y poniéndolo en peligro por la fragilidad de los sistemas judiciales y las libertades fundamentales, se apuesta a cambiar las viejas estructuras y abandonar los modelos caducos, y, se combatirá la violencia de género que se ha desencadenado como una epidemia paralela a la de la COVID19, si el mundo sigue funcionando, si la economía formal funciona, es sólo porque está subvencionada por el trabajo de cuidados no remunerado que realizamos las mujeres.

Finalmente se lanzan prioridades tendientes a: (7) Superar las divisiones geopolíticas y encontrar un terreno común; (8) Reconstruir el régimen de desarme y no proliferación nuclear, que se está erosionando; (9) Aprovechar las oportunidades que ofrecen las tecnologías digitales, sin dejar de protegernos de los crecientes peligros que encierran; y, (10) Un reajuste para el siglo XXI con lo que se busca terminar los conflictos armados privilegiando la paz y la seguridad, trabajar en una sola economía mundial, en disminuir hasta lograr erradicar las armas nucleares y lograr una mayor cobertura en internet abatiendo la brecha digital, se busca trabajar en reforzar y repensar nuestra gobernanza del patrimonio mundial esencial, que no es sólo la salud pública, sino también la paz y nuestro medio natural.
El vehículo conductor para lograr los cambios que estas prioridades establecen, es que todos los países del mundo decidan abanderar esta agenda desde lo local en sus ámbitos de actuación, con responsabilidad, unidad y el multilateralismo; ES MOMENTO DE ELEGIR LA SENDA CORRECTA.

POR: Mariuma Munira

*La columnista es Maestra en Derechos Humanos y Garantías Individuales, ex Secretaria de la Mujer Oaxaqueña, contáctala en Facebook: MUMA Mariuma Munira, Twitter: @MariumaMunira

error: ¡El contenido está bloqueado!