CAMPAÑA DE VACUNACIÓN COVID EN MÉXICO: “UN DESASTRE”

En México, la aplicación de vacunas ha estado marcado por la politización, según han coincido expertos, lo que podría provocar un desastre en la salud de la sociedad.Hace unos días, el director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus señaló el daño que la politización ha causado en la crisis sanitaria.

Para Julio Frenk, rector en la Universidad de Miami y ex secretario de Salud en México, la historia parece repetirse con la vacunación contra la Covid-19.

En una columna publicada en Reforma, señala que son preponderantemente los intereses políticos los que parecen estar orientando las decisiones del gobierno de la 4T. Y señala que son por lo menos tres hechos los que parecen indicar que esto es así: la falta de un riguroso Plan Nacional de Vacunación contra la Covid-19; la incorporación de los Servidores de la Nación a las brigadas de vacunación, y el tipo de vacunas que habrán de utilizarse en México.

“Lamentablemente también vuelve a aparecer en la campaña de vacunación la impericia gerencial que ha plagado la gestión de todos los asuntos de salud de esta administración. A ello se añade el desmantelamiento de lo que solía ser un eficiente programa de vacunación, motivado por la obsesión ideológica de descalificar todos los avances del pasado. Se han conjuntado los ingredientes de una receta para el desastre”, señala.

Además, indica que las medidas iniciales que se han tomado en materia de vacunación contra el Covid-19 no cuentan con un verdadero plan de vacunación que incluya objetivos, metas, acciones, criterios de selección y recursos disponibles.

El ex secretario de Salud también señala que no se cuentan con datos precisos sobre el número y tipo de vacunas adquiridas, ni sobre las fechas de su llegada al país, lo que genera incertidumbre y desconfianza en la sociedad.

Asegura que hay miles de médicos y enfermeras que atienden en la primera línea del covid-19 que no han sido vacunados, sin embargo, sí se está vacunando a otros grupos que no son prioritarios, como los maestros en Campeche.

Otra de las deficiencias que señala el experto es que las campañas de vacunación estén siendo en manos de los Servidores de la Nación.

Además, reprochó que estos servidores estén recibiendo la vacuna ya, sin que estén atendiendo directamente el covid-19 y que además operan en lugares donde no hay un alto nivel de contagio.

Por último, destaca la compra, por parte del gobierno mexicano, de 24 millones de dosis de vacunas Sputnik V sin atender a los lineamientos técnicos.

“Frente al fracaso de las negociaciones para adquirir un número razonable de dosis de la vacuna de los laboratorios Pfizer, las autoridades federales de salud optaron por adquirir la vacuna rusa, que no ha pasado aún por la fase 3 de los ensayos clínicos -cuando se prueba la eficacia y seguridad de la vacuna en un número grande de individuos- y no ha sido aprobada por las autoridades regulatorias de países como Estados Unidos, Reino Unido, Canadá o Alemania”.

“El afán del actual gobierno de centralizar el poder político nulificando a los órganos regulatorios autónomos ha contaminado a esta agencia desde el inicio del sexenio”, señala.

Julio Frenk advierte que estamos atravesando la peor fase de la pandemia por lo que cree que será difícil que alcancemos una cobertura razonable de vacunación, sino que será hasta el 2022.

Además, explica que la pandemia se ve agravada por el surgimiento y crecimiento acelerado de las nuevas cepas de coronavirus, que son mucho más contagiosas y tal vez más letales, y que podrían convertirse en las cepas dominantes en cuestión de semanas.

“Se trata de la última oportunidad para evitar un desastre aún mayor al que ya ha sufrido la población mexicana”.

FUENTE: LA SILLA ROTA

error: ¡El contenido está bloqueado!