FUEGO AMIGO O PLAN CON MAÑA DEL PRI EN ELECCIONES EN OAXACA

OAXAC.- Es de risa ver a lo que son capaces de llegar en el marco de un proceso electoral quienes tienen el temor más que sobrado de perder. Perder sus canonjías, sus aspiraciones, sus proyectos personales pueden ser motivación suficiente para desatar una campaña de desprestigio, de ataques, de enconos contra quien suponen equivocadamente que es el enemigo a vencer, por ser el mejor posicionado y por ende su obstáculo. Sustentados en la máxima maquiavélica de difama que algo queda. Esto sale a colación porque, aunque los partidos políticos apenas van a empezar sus propios procesos de elección de quienes serán sus candidatos, el cotarro ya se calentó.

Llama la atención que en el seno del PRI la sola mención o posibilidad de que Javier Villacaña vaya por la presidencia municipal generó fuertes inversiones de dinero que impulsan una campaña de denostación para tratar de descarrilarlo. Burdamente el soltar que existe división o enojo con amigos de toda la vida por una candidatura es de verdad hilarante y hueco, nadie se la cree simplemente porque basta con entrevistar a quienes se supone que se molestaron y sabremos que no es así y que por el contrario respaldan con fuerza la decisión de contender, si así lo decidiera Javier. Se les olvida a quienes están detrás de esta estrategia fallida que la institucionalidad de Javier le ha permitido construir afectos hacia dentro de los actores políticos priistas. Se conocen se apoyan se ayudan: Solo hay 2 que el propio Javier y muchos más sabemos que con ellos no existe empatía, sabemos los nombres y los porqués.

Por otro lado, y en la misma línea. La convocatoria para participar en los procesos de selección cuando menos en el PRI ya se publicó, es abierta, deja clara las bases los tiempos y requisitos que deben observar quienes en ese partido tengan aspiraciones así que cualquiera de los supuestos enojados por la aspiración de Javier bien puede ir y solicitar su registro si esa es su decisión.

Es claro que todo este afán de perjudicar a quien incluso los otros partidos que confrontarán propuestas en breve, consideran un buen candidato tiene origen y destino.

Es anónima porque las mentiras no se pueden mantener de frente, pero hay hilos que dejan huella, solo hay que seguirlos.

Los tiempos electorales son fatales. En algunos días o semanas estaremos conociendo quiénes realmente desde los diferentes partidos irán a la contienda. En el PRI no cabe duda que el mejor posicionado es Javier Villacaña. Me consta, he visto las multitudes que le reciben con cariño después de 30 y tantos años de trabajo social y político. Quienes están detrás de esa campaña infamante no han salido, no conocen lo que hay detrás no saben las miles de acciones y obras que se han gestionado, no saben de la sensibilidad y el don de gentes que le caracteriza no han preguntado quien es el que está ahí siempre con la mano amiga cuando lo necesitan. Eso es lo que ha permitido a Javier contar con lo que le envidian sus detractores que es una base social un respaldo popular, gente de carne y hueso que está dispuesta no solo a acudir a su llamado, sino que está dispuesta a dar todo para que llegue quien, si los atendió y los sigue atendiendo, aunque no tenga cargo alguno.

Los que duden de lo que acá digo, quien piense que es mentira solo les comento que gracias a esa base social que lo respalda, después de más de 2 años y medio que por su decisión estuvo ausente totalmente, los sondeos, las encuestas y todos los mecanismos de medición le dan una gran presencia y una real posibilidad de ganar la próxima contienda. Este fuego amigo o plan con maña para sacarlo de los corazones de miles de gentes evidenció sin embargo dos cosas: la primera, que quemaron su estrategia antes de tiempo, que la sola posibilidad que vaya Javier los obligó a salir a exhibir su deslealtad y su traición a su propio partido, cuando no hay nada todavía para nadie y la segunda, que tuvieron un efecto contrario y se les revirtió todo porque solo lograron aglutinar alrededor de Javier a mucha gente a quienes no les gusta este tipo de juego sucio: ¡Al tiempo!

HÉCTOR VILLANUEVA RODRÍGUEZ / REVISTA ASÍ SOMOS

error: ¡El contenido está bloqueado!