“¡NO HAY DINERO Y TENGO HAMBRE!”: TEMEN UN ESTALLIDO SOCIAL EN UN PAÍS EMPOBRECIDO

Europa – ¿Qué pasa si el confinamiento debido al coronavirus hace que la gente no tenga ingresos? ¿Cómo pueden comer aquellas personas que no pueden comprar nada en el supermercado, simplemente porque no hay dinero?

Los primeros problemas económicos debido al Covid-19, sin embargo, los están viviendo sobre todo las familias del sur de Italia, el área menos productiva del país transalpino y que está más sujeta a empleos precarios o temporales: las sureñas Nápoles, Palermo y Bari son las ciudades más afectadas. Y muchos de sus ciudadanos necesitan ayuda.

“¿Que qué he comprado? Nada: agua, leche, harina… Pero no tengo dinero”, dice un chico una vez llegado a la caja de un supermercado en Nápoles.

“¿Cómo que no tienes dinero?”, le pregunta una persona que se intuye que debe de ser un trabajador de la empresa. “No, no tengo dinero”, vuelve a repetir el chico mientras se gesta un cierto clima de tensión en la caja del supermercado. A partir de ese momento, un hombre que iba detrás de él, tomó una decisión: “No se preocupe”, dice dirigiéndose a la persona encargada de la caja, “nosotros lo ayudamos”.

“¿Cuánto es lo suyo?”, pregunta el hombre dispuesto a pagar la compra de quien le precedía. Y añade, levantando la voz: “Nosotros lo ayudamos, ¡no el Estado!”. En cuestión de segundos, tanto el chico como el hombre que iba detrás de él empiezan a gritar: “¡Cobardes! ¡Cobardes! ¡Sois un gobierno de cobardes!”. En dialecto napolitano.

En un vídeo publicado por la prensa italiana se reproduce otra escena muy parecida, pero, si cabe, más humilde: en ella se ve cómo el señor Giuseppe, rodeado de agentes de seguridad privada, no puede retirar los productos de la caja porque no tiene dinero. Otra persona, presente en el vídeo, defiende en todo momento a Giuseppe diciendo: “¡El señor Giuseppe no tiene dinero para comer! ¡Pero mirad, no es que haya comprado champán, ha comprado pasta y aceite!”. Con el objetivo de desbloquear la situación, aconseja: “Vamos, ¡llama a la policía! ¡Vamos!”.

Redacción

error: ¡El contenido está bloqueado!