LA LUCHA ENCARNIZADA POR LLEGAR A MÉXICO; CIVILES SE ENFRENTAN CON POLICÍAS

GUATEMALA.- Las fuerzas de seguridad guatemaltecas utilizaron macanas y gas lacrimógeno para hacer retroceder a una gran caravana de migrantes con destino a Estados Unidos.

Una gran parte de la caravana se enfrentó la madrugada del domingo con los agentes de seguridad guatemaltecos, unos 3.000 de los cuales se habían reunido en la aldea de Vado Hondo, a 55 kilómetros (34 millas) de las fronteras de Honduras y El Salvador.

“Queremos que los guatemaltecos nos dejen pasar”, dijo Joaquín Ortiz, un hondureño en la caravana. “Porque no nos vamos de aquí. Vamos a continuar. Quiero pasar porque es horrible en nuestro país. No hay nada en Honduras “.

Entre 7.000 y 8.000 migrantes, incluidas familias con niños pequeños, han ingresado a Guatemala desde el viernes, dicen las autoridades, huyendo de la pobreza y la violencia en una región golpeada por la pandemia de coronavirus y huracanes consecutivos en noviembre pasado.

El gran contingente de agentes de seguridad guatemaltecos logró evitar que la caravana avanzara más allá de Vado Hondo, y que las personas de la caravana se dispersaran por las colinas cercanas o regresaran por donde vinieron.

“El mensaje de Guatemala es alto y claro: este tipo de movimientos masivos ilegales [de personas] no serán aceptados, por eso estamos trabajando junto con las naciones vecinas para abordar esto como un tema regional”, dijo la oficina del presidente guatemalteco.

Incluso si la caravana pasa, México está preparando a cientos de fuerzas de seguridad para detenerlos en su frontera sur, argumentando que debe contener la propagación del coronavirus.

La pandemia ha golpeado la economía de Honduras, que el año pasado sufrió su peor contracción registrada.

ALJAZEERA

error: ¡El contenido está bloqueado!