PRESIDENTE OBTIENE PODERES RADICALES PARA COMBATIR EL CORONAVIRUS

  • El gobierno nacionalista dice que los poderes de emergencia son necesarios en una crisis, pero los críticos temen que las reglas abiertas sean vulnerables al abuso.

Europa – El gobierno de Hungría aprobó una ley que otorga al primer ministro nacionalista, Viktor Orban, poderes especiales para tomar medidas extraordinarias para enfrentar la crisis del coronavirus, generando preocupaciones de que pueda conducir a un “abuso de poder”.

La ley aprobada el lunes extiende indefinidamente el estado de emergencia introducido el 11 de marzo, suspende el Parlamento e introduce penas de prisión de hasta cinco años por difundir intencionalmente información errónea que dificulta la respuesta del gobierno a la pandemia.

El partido Fidesz de Orban, que tiene una mayoría de dos tercios en el Parlamento, aprobó la legislación a pesar de la oposición de otros partidos políticos, que habían exigido un límite de tiempo o una cláusula de suspensión de la ley.

Hungría ha registrado 15 muertes relacionadas con virus y 447 infecciones, mucho menos que la vecina Austria y otros países de Europa occidental.

Pero las cifras reales pueden ser más altas debido a la tasa de pruebas relativamente baja del país.

Hungría ha realizado menos de una cuarta parte del número de pruebas que tiene la vecina Austria, a pesar de tener una población más grande. Aproximadamente 13,301 personas han sido evaluadas en una población de aproximadamente 9.8 millones.

Los críticos dicen que las reglas abiertas son vulnerables al abuso y los miembros del Parlamento Europeo han pedido a la Comisión Europea que inicie una investigación sobre la ley.

Gwendoline Delbos-Corfield, eurodiputada francesa que representa al parlamento europeo sobre Hungría y el estado de derecho, dijo: “Un estado de emergencia nacional siempre viene con una fecha límite clara. El hecho de que no haya una fecha límite y que Orban pueda gobernar por decreto, de forma ilimitada si así lo desea, es muy preocupante. El núcleo democrático se ha roto”.

Mate Szabo, director de la Unión Húngara de Libertades Civiles, una ONG de derechos humanos con sede en Budapest, agregó: “El gobierno tendrá una posibilidad incontrolada de gobernar el país, lo que significa que el abuso de poder puede ser mucho más fácil”.

El portavoz de Orban, Zoltan Kovacs, dijo que la ley era “bastante razonable” y que “hay vidas en juego” en una publicación de Twitter.

Al Jazeera

error: ¡El contenido está bloqueado!