¿CAMBIOS EN WHATSAPP? USUARIOS CONFUNDEN LOS TÉRMINOS Y SE ESPANTAN

  • Explicamos los motivos tras la reacción negativa que causó que muchos usuarios abandonaran la aplicación. También te decimos qué es lo que realmente se ha modificado.

EEUU.- En los últimos días hubo una reacción en contra de WhatsApp después de que la compañía publicó lo que parecen ser políticas de privacidad actualizadas. Permíteme intentar aclarar lo que pasó.

Algunas personas piensan que WhatsApp obligará a los usuarios de la plataforma de mensajería a entregar sus datos personales a Facebook, que es el propietario de la misma.

Eso no es del todo correcto.

Las políticas de WhatsApp cambiaron de manera superficial y no de forma que se proporcionen más datos a Facebook. En resumidas cuentas, Facebook ya recoge mucha información de lo que la gente hace en WhatsApp.

La confusión fue el resultado de la fallida comunicación de Facebook, la desconfianza en la empresa y las deficientes leyes de protección de datos de Estados Unidos.

Esto es lo que cambió con WhatsApp, y lo que no:

Facebook compró WhatsApp en 2014 y, desde 2016, casi todos los usuarios de la aplicación de mensajería han compartido (normalmente sin saberlo) información sobre su actividad con Facebook.

Facebook conoce los números de teléfono que se utilizan, la frecuencia con la que se abre la aplicación, la resolución de la pantalla del dispositivo, la ubicación estimada a partir de la conexión a Internet y mucho más, como explicó mi colega Kashmir Hill hace cinco años.

Facebook utiliza esta información para asegurarse de que WhatsApp funciona correctamente y para, por ejemplo, ayudar a una empresa de calzado a mostrarte un anuncio en Facebook.

Facebook no puede mirar el contenido de los mensajes o de las llamadas telefónicas porque las comunicaciones de WhatsApp están codificadas. Facebook también dice que no mantiene registros sobre las personas con las que te contactas en WhatsApp, y que los contactos de WhatsApp no se comparten con Facebook. (Este artículo de Wired también es útil).

WhatsApp tiene muchos aspectos positivos. Es fácil de usar y las comunicaciones en la aplicación son seguras. Pero sí, WhatsApp es Facebook, una empresa en la que muchos no confían.

Existen alternativas, como Signal y Telegram, que han recibido un gran número de nuevos usuarios recientemente. El grupo de privacidad digital Electronic Frontier Foundation dice que Signal y WhatsApp son buenas opciones para la mayoría de las personas. The Wall Street Journal también reportó sobre las ventajas y desventajas de varias aplicaciones populares de mensajería.

El motivo por el que WhatsApp notificó recientemente a los usuarios de la aplicación sobre las normas de privacidad revisadas es que Facebook intenta convertir a WhatsApp en un lugar para chatear con una aerolínea sobre la pérdida de un vuelo, buscar bolsos y pagar por cosas.

Las políticas de WhatsApp han cambiado para reflejar la posibilidad de realizar transacciones comerciales que impliquen la mezcla de actividad entre las aplicaciones de Facebook: un bolso de mano que pusiste en WhatsApp podría aparecer más tarde en tu Instagram, por ejemplo.

Lamentablemente, WhatsApp hizo una terrible labor al explicar las novedades de su política de privacidad. A mí y a Kash, periodista estrella de la privacidad de datos, nos costó una buena cantidad de reportería entenderlo.

También quiero abordar las razones más profundas de los malentendidos con la aplicación.

Primero, esto es un legado de la costumbre de Facebook de ser arrogante con nuestros datos personales y atrevida con la forma de usarlos (ya sea la misma compañía o sus socios). No es de extrañar que la gente asumiera que Facebook cambió las políticas de WhatsApp de manera truculenta.

En segundo lugar, la gente ha comprendido que las políticas de privacidad son confusas y que realmente no tenemos poder para hacer que las empresas recopilen menos datos.

“Este es el problema con la naturaleza de la ley de privacidad en Estados Unidos”, dijo Kash. “Mientras te digan que lo hacen en una política que probablemente no leas, pueden hacer lo que quieran”.

Eso significa que los servicios digitales, entre ellos WhatsApp, nos dan una opción poco atractiva. O bien aceptamos renunciar al control sobre lo que sucede con nuestra información personal, o bien no utilizamos el servicio. Eso es todo.

Otras confusiones sobre WhatsApp

Otra falsa creencia que flota en torno a WhatsApp —y, de nuevo, es culpa de WhatsApp, no tuya— es que la plataforma acaba de eliminar una opción para que la gente se niegue a compartir sus datos de WhatsApp con Facebook.

Esto no es del todo correcto.

En efecto, cuando Facebook realizó cambios importantes en las políticas de privacidad de WhatsApp en 2016, hubo un breve momento en que se podía elegir. Las personas tenían la opción de marcar una casilla para ordenar a Facebook que no utilizase sus datos de WhatsApp con fines comerciales.

Facebook seguiría recopilando los datos de los usuarios de WhatsApp, como ya he explicado, pero la empresa no utilizaría los datos para “mejorar sus anuncios y experiencias de producto”, como por ejemplo para sugerirte amigos.

Pero esa opción en WhatsApp solo existió durante 30 días en 2016. Eso fue hace toda una vida en años digitales, y aproximadamente hace cuatro millones de escándalos de datos en Facebook.

Para todos los que empezaron a utilizar WhatsApp después de 2016 —y eso es mucha gente— Facebook siempre ha recopilado mucha información sin darle a los usuarios la opción a rehusarse.

“Mucha gente no lo sabía hasta ahora”, me dijo Gennie Gebhart de Electronic Frontier Foundation. Y, explicó, no somos nosotros los culpables.

Entender lo que sucede con nuestros datos digitales parece requerir un entrenamiento avanzado en ciencias de la computación y una licenciatura en derecho. Y Facebook, una compañía con montones de dinero y un valor de acciones de más de 700.000 millones de dólares, no explicó o no pudo explicar lo que sucedía de una manera que la gente pudiera comprender.

THENEWYORKTIMES

error: ¡El contenido está bloqueado!