HOSPITALES EN PERÚ Y BOLIVIA SE DESBORDAN POR AUMENTO DE CASOS COVID-19

LATAM.– Las salas de cuidados intensivos de los principales hospitales de Perú y Bolivia están al borde del colapso después de las vacaciones de fin de año, lo que refleja preocupaciones más amplias sobre la capacidad de salud pública regional, mientras gran parte de América Latina lucha por asegurar suministros adecuados de la vacuna COVID-19.

Si bien los recuentos de infecciones permanecen por debajo del pico del año pasado, los recursos agotados, los trabajadores médicos cansados y una reciente avalancha de casos graves están poniendo a prueba los ya debilitados sistemas de salud desde Chile hasta México, dicen las autoridades.

En Bolivia, largas filas de pacientes en busca de pruebas serpenteaban por la calle frente a un complejo hospitalario en la ciudad andina de La Paz, lo que generó temores de que el contagio empeore en medio del caos.

“¿Cómo no podemos ver otro brote masivo si todos estamos aquí juntos y nadie sabe quién tiene COVID?” dijo Rocío González mientras esperaba atención médica.

Los casos en Bolivia se han disparado en las últimas dos semanas según los recuentos oficiales. La Paz y Santa Cruz, dos de las ciudades más grandes del país, se han visto especialmente afectadas.

Oscar Romero, director del Hospital Clínicas de La Paz, dijo que la diferencia ahora es que más pacientes requieren cuidados intensivos, calificando la segunda ola de “mucho más grave”.

En el vecino Perú, los hospitales de la capital, Lima, y el cercano Callao, que en conjunto atienden a una población de 10 millones, tenían solo 16 camas de UCI con ventiladores disponibles a principios de esta semana, según un informe de la Defensoría del Pueblo de Perú. Más al norte a lo largo de la costa, los hospitales estaban llenos, según el informe.

“Ahora estamos pagando por el comportamiento de las últimas semanas”, dijo a los periodistas Fernando Padilla, jefe regional de salud en el norte de Perú. Dijo que los peruanos se habían relajado demasiado y no habían tomado las precauciones adecuadas para evitar el contagio.

El número de casos diarios en Perú se mantiene en solo el 20 por ciento de su pico de agosto, pero las autoridades dicen que más personas han sido hospitalizadas porque muchos esperan hasta que los síntomas sean graves para hacerse las pruebas.

ALJAZEERA

error: ¡El contenido está bloqueado!