DOS AÑOS DE MÁS EJECUCIONES DESNUDA DESCOORDINACIÓN DE ESTADOS Y AMLO

MÉXICO.– Mejorar la seguridad y garantizar la paz, dos de los principales compromisos del presidente Andrés Manuel López Obrador al iniciar su sexenio el 1 de diciembre de 2018, son promesas incluidas en el Plan Nacional de Paz y Seguridad (PNPS) 2018 y 2024 que siguen sin cumplirse, a pesar de la creación de la Guardia Nacional.

Las principales estrategias mediáticas del presidente para combatir al crimen organizado, son las expresiones “fuchi”, guala”, “pórtense bien” así como, el “los voy a acusar con sus mamás y abuelos” o “no hagan sufrir a sus mamás”.

A dos años del inicio del gobierno de López Obrador, el “combate a los delitos que más afectan a la sociedad, como la extorsión, el robo, el secuestro, el homicidio, el tráfico de personas, el contrabando y el comercio ilegal de armas, el feminicidio, la violencia de género, -así como los-crímenes de odio”, que reconoce el Plan Nacional de Paz y Seguridad, no ha tenido resultados.

Durante los primeros 24 meses de este sexenio, López Obrador ha echado mano del Ejército como nunca lo había hecho un presidente. En este sexenio los soldados han incrementado su poder y toma de decisiones en el gobierno, al ser el pilar del combate contra el crimen organizado, así como a través de la construcción de obras del presidente, como es el Aeropuerto de Santa Lucia, El Tren Maya, hospitales, los bancos del Bienestar, e incluso programas sociales, como “Sembrado Vida” o labores en la contingencia sanitaria contra el covid-19.

“UN ERROR”, PEGARLE A POLICÍAS DE A PIE

De acuerdo con especialistas, la llamada “Cuarta Transformación” en materia de seguridad ha tenido claroscuros que iniciaron con las críticas que emprendió contra la extinta Policía Federal. El especialista en temas de seguridad nacional Gerardo Rodríguez, asegura que el trato que el presidente les dio a los policías de la calle, no a los mandos, al acusarlos de corrutos, es uno de sus principales errores en su estrategia de seguridad.

“Una de las principales equivocaciones del presidente, es el maltrato contra los policías federales al efectuarse la transición para la creación de la Guardia Nacional. El presidente descalificó a los policías, y no a los mandos que venían con un alto grado de corrupción en las últimas administraciones”, menciona Gerardo Rodríguez coordinador académico del Centro de Estudios sobre Impunidad y Justicia de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP).

La desaparición de la Policía Federal estuvo acompañada de paros laborales y toma de instalaciones y avenidas por parte de los policías federales, quienes exigían una indemnización apegada a derecho y no ser trasferidos a la Guardia Nacional. Las movilizaciones incluyen un altercado con personal de la Secretaría de Seguridad de la Ciudad de México, por el bloqueo de la avenida Circuito Interior, en las inmediaciones del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).

Pero a pesar de las movilizaciones, la Guardia Nacional, proyecto de seguridad del presidente Andrés Manuel López Obrador, continuó su creación. La Silla Rota documentó algunas de irregularidades que se dieron al iniciar el proceso. Entre ellas, la improvisada capacitación que se le dio a los elementos en medio del lodo, en carpas, en instalaciones insalubres, e incluso, a través de manuales creados de último minuto.

A pesar de ello, para Gerardo Rodríguez, la creación y el inicio de operaciones el 30 de junio de 2019 de la Guardia Nacional, es el mejor acierto que ha tenido el presidente en temas de seguridad.

LASILLAROTA

error: ¡El contenido está bloqueado!