ITALIA DA TODO EL PODER A SU EJÉRCITO

Europa – El Gobierno de dio al Ejército italiano misiones de seguridad pública. Además las medidas de emergencia por el coronavirus se podrían extender hasta el próximo 31 de julio en ese país. En tanto, el consejo de ministros aprobará este martes un nuevo decreto ley que endurece las sanciones a quien viole las órdenes del Gobierno para luchar contra el coronavirus.

Al Ejército entonces se le dan poderes de seguridad pública y contribuirá a reforzar los controles. Se pretende que se cumpla a rajatabla la prohibición de los desplazamientos desde el municipio de residencia a otra ciudad. Las multas para quienes violan la norma llegarán hasta los 4.000 euros, además de una sanción penal de prisión de 3 meses y la confiscación del vehículo. Tampoco se permiten los desplazamientos en bici o motocicleta.

Por otro lado, el Ejecutivo italiano deja la puerta abierta a ampliar hasta el 31 de julio todas sus medidas restrictivas. No se trata de una prórroga a las normas en vigor hasta el 3 de abril, sino que el Gobierno cuenta con la posibilidad de ir adaptando las medidas a la evolución que tenga la epidemia del coronavirus, según aumenten o disminuyan los contagios.

Concretamente, el primer artículo del nuevo decreto establece que las medidas sean adoptadas por periodos no superiores a 30 días cada uno, que se pueden reiterar o modificar incluso varias veces hasta el 31 de julio.

El primer ministro, Giuseppe Conte, informará en la mañana del miércoles sobre la situación de la emergencia por el coronavirus a la Cámara de diputados, a la que entrará solamente un sexto de los diputados de cada grupo, para permitir así la distancia de seguridad de al menos un metro entre los parlamentarios.

Desesperado llamado a los italianos
El Gobierno vuelve a hacer un llamamiento a los ciudadanos para que no salgan de sus casas y cumplan las rígidas reglas decretaras por el Ejecutivo. A toda costa se intenta que el virus no se difunda a las regiones del sur de Italia, porque sería catastrófico, al no disponer de las estructuras sanitarias que sí hay en las regiones más afectadas por el coronavirus en el norte del país, donde los hospitales están ya saturados.

De ahí que el comisario para la emergencia contra el coronavirus, Domenico Arcuri, haya hecho este desesperado llamamiento a los italianos: “Todos los ciudadanos están haciendo enormes sacrificios, pero no es suficiente. Es necesario ser claros: de verdad, es necesario cumplir las órdenes que el Gobierno ha dado, sabiendo que son difíciles, inusuales, casi no contemporáneas; la gran mayoría las respeta. Imploramos a todos los italianos que las respeten. Hay que lograr que la emergencia no se difunda a las regiones donde hasta ahora la gravedad de la epidemia ha sido contenida», ha dicho Arcuri.

“Atacados por un enemigo invisible”
El comisario para la emergencia ha ofrecido algunos datos que revelan el esfuerzo que está haciendo Italia para luchar contra la epidemia: “El miércoles llegarán 300 nuevos médicos a los hospitales con mayores dificultades. En pocos días hemos pasados de 5.342 puestos en las unidades de cuidados intensivos, a 8.370 (se aumentarán aún en varios miles). Las camas en neumología han pasado de 6.625 a 26.169”.

Sobre las mascarillas, el comisario Arcuri ha hablado en una rueda de prensa con términos de guerra: “Estamos ante una guerra comercial muy dura con muchos especuladores. Pero hay también países amigos de Italia que nos ayudarán para dotarnos de algunas ‘municiones'”. El comisario para la emergencia considera que Italia podrá garantizarse, con la producción nacional que se ha puesto en marcha y con las compras al exterior, los 100.000 millones de mascarillas que el país necesita mensualmente.

El comisario para la emergencia destaca que Italia está en guerra porque “hemos sido atacados por un enemigo fuerte, invisible, desconocido”.

Diario Uno

error: ¡El contenido está bloqueado!