SÓLO EN MÉXICO, LE ROBAN AL GOBIERNO 10 MIL DOSIS DE VACUNAS

MÉXICO – Primero fueron las 37.956 piezas de medicamentos oncológicos infantiles de los almacenes Novag Infancia en la alcaldía de Iztapalapa el pasado 4 de octubre. Y apenas ocho días después, un cargamento de vacunas contra la influenza fue sustraído tras el robo de un camión que transportaba 10.100 dosis, destinadas a la campaña de vacunación contra el virus. El incidente se ha producido a la altura de la Avenida Bordo de Xochiaca y el Circuito Exterior Mexiquense, en el Estado de México. Ambos actos delictivos fueron cometidos a aproximadamente 12 kilómetros de separación. Por el momento no se ha confirmado ningún tipo de relación entre ambos sucesos.

El robo fue notificado el mismo lunes por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) a la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS). Estos medicamentos suelen revenderse en mercados sin supervisión médica en las calles. Ambos organismos han informado este viernes de lo ocurrido y han advertido a la población sobre el riesgo de consumir estas vacunas sin las debidas indicaciones médicas. Asimismo, la COFEPRIS ha informado de las vías de denuncia en el caso de encontrarse con estos medicamentos fuera del Área de Salud y ha recomendado no adquirirlos.

La Comisión ha hecho hincapié, además, en que este tipo de vacunas no puede ser vendida en ningún establecimiento, ni farmacias particulares, hospitales privados o a través de internet y redes sociales. Solamente puede ser suministrada por el Sector Salud. Aunque el robo se ha producido en plena campaña de vacunación contra la influenza. El IMSS asegura en su comunicado que desde que se tuvo constancia del robo, se redistribuyeron las existencias de la vacuna que había en las Unidades de Medicina Familiar (UMF) de la zona, por lo que se pudo cubrir el servicio sin mayores dificultades.

El suceso, ocurrido el lunes y que ha trascendido este viernes a la esfera pública, coincide con el hallazgo en la noche del jueves de 27 bolsas negras llenas de medicamentos oncológicos en las calles de Azcapotzalco, en Ciudad de México. Las autoridades acudieron al lugar y comenzaron a analizar los bultos, que fueron abandonados por un vehículo. Según testigos presenciales citados por el diario El Universal, tras la inspección de las bolsas, en su interior se encontraron medicamentos con nombres que coinciden con algunos de los remedios utilizados en tratamientos oncológicos y que estaban señalados para ser utilizados y manipulados únicamente en el sector salud. Desde un principio se pensó que podía tratarse de los insumos robados el pasado 4 de octubre en Iztapalapa, hipótesis que después ha confirmado la fiscal general de Justicia de la Ciudad de México, Ernestina Godoy, a través de su cuenta de Twitter.

La actual temporada de influenza es especialmente temida por las autoridades sanitarias, ya que junto con la covid puede provocar un cóctel fatal que ponga al sistema sanitario contra las cuerdas, aunque aún es pronto para determinar qué efectos pueda tener dicha combinación. “No sabemos todavía cómo va a ser el comportamiento virológico del SARS-Cov-19 cuando tenga la presión de la influenza. Hasta ahora, era el protagonista absoluto de las infecciones respiratorias graves”, apuntaba Mauricio Rodríguez, profesor de Virología de la UNAM, a este diario el 30 de septiembre.

Un día antes del robo, el pasado 11 de octubre, México confirmó el primer caso combinado de ambos virus en una misma paciente, aunque las autoridades sanitarias apuntaron a que era pronto para determinar si el hecho de dar positivo por partida doble podría ocasionar una enfermedad más grave.

ELPAIS

error: ¡El contenido está bloqueado!