PRENSA EUROPEA VE A AMLO COMO UN “AUTORITARIO”, “POPULISTA”, “SIN RESULTADOS”

LONDRES – “Cuando un Presidente exige ‘lealtad ciega’ de los funcionarios, deberían sonar las alarmas. Cuando pide un voto popular para enjuiciar a sus predecesores, lanza una andanada contra el organismo electoral independiente y avergüenza públicamente a quienes lo critican, hay buenas razones para sentir miedo”, publica este domingo el diario británico Financial Times en su editorial dedicada al Presidente Andrés Manuel López Obrador.

El diario más importante de Europa, crítico del Presidente de México, afirma que López Obrador “se revela como un populista autoritario” y destaca que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) se convirtió “en la última institución en México en ceder a la voluntad del Presidente”.

El jueves, la Suprema Corte declaró constitucional la consulta popular propuesta por el Presidente para decidir si se enjuicia por corrupción a cinco exmandatarios del país, pero ordenó modificar la pregunta original.

El editorial reconoce que “López Obrador fue elegido por mayoría abrumadora en 2018 con el mandato de buscar una transformación. Prometió librar a su país de la corrupción, reducir la alta tasa de asesinatos y reemplazar las políticas tecnocráticas y favorables al mercado con acciones que pongan a los pobres y olvidados en primer lugar. Tales ideas tenían un gran atractivo para los votantes: la política mexicana había sido incorregiblemente venal durante décadas y la violencia de las drogas había marcado grandes áreas”.

Agrega que “una pequeña élite dominaba el país, mientras que el crecimiento económico impulsado por el TLCAN había beneficiado al norte pero había dejado atrás al sur”.

Sin embargo, refiere que lo que López Obrador no ganó fue un mandato para desmantelar instituciones y ha concentrado un poder cada vez más grande en sus manos:

“La democracia de México ya era frágil y sus órganos públicos débiles, legado de años de poder presidencial sin trabas y el predominio de un solo partido político. Una auténtica reforma progresista habría otorgado mayor autonomía a los estados y municipios, reducido el poder presidencial y reforzado el estado de derecho. En cambio, el autodenominado líder de la ‘Cuarta transformación’ de México ha concentrado un poder aún mayor en sus propias manos. La mayoría de las decisiones importantes son sólo suyas. Las instituciones que se niegan a ceder a su voluntad son el objetivo”.

“La autoridad electoral independiente ha sido atacada por el Presidente por ‘nunca haber garantizado elecciones libres’, a pesar de que certificó su aplastante victoria. Los periodistas que menosprecian al presidente pueden esperar ser nombrados, acusados de estar ‘al servicio de los regímenes autoritarios y corruptos’ que lo precedieron, y pidiendo disculpas. Los ambientalistas que critican sus proyectos de infraestructura favoritos, incluida una nueva y costosa línea ferroviaria que atravesará parcialmente el bosque virgen maya, son descritos como lacayos extranjeros a sueldo”, señala.

“¿Por qué el señor López Obrador es tan intolerante?”, cuestiona Financial Times y enlista los escasos logros que el Presidente de México ha tenido a lo largo de los dos años de Gobierno:

“Después de casi dos años en el poder, los resultados positivos son escasos, aparte de una modesta reforma de las pensiones. El crecimiento económico se detuvo en su primer año y se pronostica que la recesión de este año en México será la peor de cualquier país importante de América Latina, excepto Argentina. La corrupción y el crimen siguen siendo intolerablemente altos y una respuesta errática al coronavirus ha provocado una de las tasas de mortalidad per cápita más altas del mundo”.

“La costumbre del Presidente de retirar la aprobación de grandes proyectos ya acordados ha paralizado la inversión empresarial”, agrega el texto. “Sus intervenciones en la industria energética han favorecido a los combustibles fósiles sobre las renovables y al gigante petrolero estatal Pemex sobre el sector privado. Se está desperdiciando la oportunidad de oro que ofrece el nuevo acuerdo de libre comercio entre Estados Unidos, México y Canadá para atraer a las empresas estadounidenses que regresan de China a México”.

Financial Times coincide en que México se está transformando, “pero no de la manera que López Obrador había prometido” y advierte que “a menos que el Presidente cambie de rumbo rápidamente, la segunda economía más grande de América Latina corre el riesgo de volver a caer en un pasado más pobre, oscuro y represivo, habitado por los caudillos autoritarios que la región esperaba haber dejado atrás”.

(TRADUCCIÓN DE SU ORIGINAL EN INGLÉS)

López Obrador becomes Latin America’s new strongman

López Obrador se convierte en el nuevo hombre fuerte de América Latina

– El líder mexicano se revela como un populista autoritario

Cuando un presidente exige “lealtad ciega” de los funcionarios, deberían sonar las alarmas. Cuando pide el voto popular para enjuiciar a sus predecesores, lanza una andanada contra el organismo electoral independiente y avergüenza públicamente a quienes lo critican, hay buenas razones para sentir miedo.

La Corte Suprema se ha convertido en la última institución en México en ceder a la voluntad del presidente populista Andrés Manuel López Obrador. El jueves pasado, dictaminó que su plan de convocar un referéndum para enjuiciar a cinco ex presidentes era constitucional, ignorando el principio de que tales decisiones deben ser tomadas por los fiscales sobre la base de pruebas. Su único cambio fue reformular la pregunta en la boleta, haciéndola más vaga y eliminando los nombres de los antiguos líderes.

López Obrador fue elegido por mayoría abrumadora en 2018 con el mandato de buscar una “transformación” radical. Prometió librar a su país de la corrupción, reducir la alta tasa de homicidios y reemplazar las políticas tecnocráticas y favorables al mercado con acciones que pongan a los “pobres y olvidados” en primer lugar. Tales ideas tenían un gran atractivo para los votantes: la política mexicana había sido incorregiblemente venal durante décadas y la violencia de las drogas había marcado grandes áreas. Una pequeña élite dominaba el país, mientras que el crecimiento económico impulsado por el TLCAN había beneficiado al norte pero había dejado atrás al sur.

Lo que López Obrador no ganó fue un mandato para desmantelar instituciones. La democracia de México ya era frágil y sus órganos públicos débiles, legado de años de poder presidencial sin trabas y el predominio de un solo partido político. Una auténtica reforma progresista habría otorgado mayor autonomía a los estados y municipios, reducido el poder presidencial y reforzado el estado de derecho.

En cambio, el autodenominado líder de la “cuarta transformación” de México ha concentrado un poder aún mayor en sus propias manos. La mayoría de las decisiones importantes son solo suyas. Las instituciones que se niegan a ceder a su voluntad son el objetivo. La autoridad electoral independiente ha sido atacada por el presidente por “nunca haber garantizado elecciones libres”, a pesar de que certificó su aplastante victoria. Los periodistas que menosprecian al presidente pueden esperar ser nombrados, acusados de estar “al servicio de los regímenes autoritarios y corruptos” que lo precedieron, y pidiendo disculpas. Los ambientalistas que critican sus proyectos de infraestructura favoritos, incluida una nueva y costosa línea ferroviaria que atravesará parcialmente el bosque virgen maya, son descritos como lacayos extranjeros a sueldo.

¿Por qué el señor López Obrador es tan intolerante? Después de casi dos años en el poder, los resultados positivos son escasos, salvo una modesta reforma de las pensiones. El crecimiento económico se detuvo en su primer año y se pronostica que la recesión de este año en México será la peor de cualquier país importante de América Latina excepto Argentina. La corrupción y el crimen siguen siendo intolerablemente altos y una respuesta errática al coronavirus ha llevado a uno de los números de muertes per cápita más altos del mundo. La costumbre del presidente de retirar la aprobación de grandes proyectos ya acordados ha paralizado la inversión empresarial. Sus intervenciones en la industria energética han favorecido a los combustibles fósiles sobre las renovables y al gigante petrolero estatal Pemex sobre el sector privado. Se está desperdiciando la oportunidad de oro que ofrece el nuevo acuerdo de libre comercio entre Estados Unidos, México y Canadá para atraer a las empresas estadounidenses que regresan de China a México.

De hecho, México se está transformando, pero no de la manera que López Obrador había prometido. A menos que el presidente cambie de rumbo rápidamente, la segunda economía más grande de América Latina corre el riesgo de volver a caer en un pasado más pobre, oscuro y represivo, habitado por los caudillos autoritarios que la región esperaba haber dejado atrás.

The Financial Times

https://www.ft.com/content/ae1f61d8-d421-4b70-97a1-891a5e9d34b1
error: ¡El contenido está bloqueado!