CIRCULAN BILLETES DEL “CHAPO”; GOBIERNO DE MÉXICO ASEGURA QUE SON VÁLIDOS PARA CUALQUIER COMPRA O PAGO

MÉXICO – El nombre de Joaquín Guzmán Loera “El Chapo” sigue muy presente en su natal Culiacán, Sinaloa, donde comenzó a circular billetes de 200 pesos con una particular leyenda “De su amigo JGL”.

La imagen que fue publicada y se observa que al dinero le imprimieron las iniciales del ex líder del Cártel de Sinaloa con un sello color vino.

Más allá del sello en los billetes, para Banxico este dinero conserva su valor y son válidos para cualquier compra o pago ya que no corrompe alguna norma. La institución ha señalado que quedarán sin valor aquellos billetes que cuenten con “palabras, frases o dibujos, en forma manuscrita, impresa, o cualquier otro medio indeleble, que tengan como finalidad divulgar mensajes dirigidos al público, de carácter político, religioso o comercial”

Los ‘chapobilletes’

La inscripción de los billetes, sobre la que no se han pronunciado de manera oficial las autoridades federales ni estatales, no ha sido la única demostración de fuerza que ha hecho el cartel. En octubre de 2019 se desató el caos en Culiacán, la capital de Sinaloa, tras un operativo del Gobierno mexicano para capturar a Ovidio Guzmán, el Ratón, hijo de El Chapo con Griselda López, su segunda esposa, y en la mira de la justicia estadounidense desde 2012. Las fuerzas policiales eventualmente decidieron liberar al detenido tras varias balaceras y bloqueos de los narcotraficantes.

“No puede valer más la captura de un delincuente que las vidas de unas personas”, justificó el presidente, Andrés Manuel López Obrador, en un acto que conmocionó y desató críticas en la sociedad mexicana, después de un episodio en el que su Gabinete de Seguridad ofreció explicaciones confusas y, hasta cierto punto, contradictorias. “Culiacán: ustedes mandan”, fue la portada del semanario Proceso, tras las escenas de refriegas de balas y festejos del cartel luego de la retirada de las fuerzas del orden.

Los chapobilletes, de cuya existencia informó primero el semanario Ríodoce, no han tenido problemas para circular y ser utilizados en sucursales bancarias y tiendas de conveniencia de Sinaloa. Las reglas del Banco de México para billetes con sellos o anotaciones establecen que el circulante no es válido si las marcas tienen “como finalidad divulgar mensajes dirigidos al público, de carácter político, religioso o comercial”. También se señala, sin embargo, que los nombres escritos a mano, estampados o impresos no afectan el valor comercial de los billetes. Ante la ambigüedad por tratarse de un grupo criminal, un portavoz del Banco Central dijo a este diario que se está dando seguimiento al tema, pero se ha limitado a reenviar los lineamientos sin aclarar las dudas sobre la validez del billete.

Desde Ríodoce explican que encontraron la historia cuando una persona fotografió el billete después de sacarlo de un cajero en Culiacán el pasado 27 de septiembre y que más personas les han dicho que se han topado con el sello en el dinero, pero comentan que es muy difícil determinar cuántos chapobilletes circulan dentro y fuera de la capital del Estado. Varias personas reaccionaron a la publicación del semanario en Facebook con sus propias fotos y anécdotas con los billetes, pero la mayoría ha preferido no hablar por la inseguridad en Sinaloa. Entre enero y agosto de 2020, el Estado ha registrado 487 homicidios dolosos, según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública. Con todo, Sinaloa no está entre las 10 entidades de México con más asesinatos, de acuerdo con el último corte.

Mientras las imágenes de los billetes se han hecho virales y han causado indignación en el país, la cuestión de fondo sigue siendo el control e influencia que aún ejercen los carteles mexicanos, en medio de una guerra entre el Estado y los grupos criminales que se ha prolongado por más de una década. A pesar de que Estados Unidos ha puesto en la mira al Cartel Jalisco Nueva Generación, la organización de El Chapo mantiene la red internacional más grande entre los seis principales carteles mexicanos, de acuerdo con el último informe anual de la DEA, publicado en enero.

“Oficialmente ya no hay guerra, nosotros queremos la paz”, dijo López Obrador en una conferencia de prensa el 30 de enero de 2019. El presidente señaló que, a diferencia de sus predecesores, su Gobierno ya no tiene como estrategia capturar a las cabezas de los carteles porque las detenciones no han frenado la violencia criminal. Un año y medio después, la repentina aparición de los billetes sellados a nombre del Chapo parece haberle dado la razón.

RIODOCEELPAIS

error: ¡El contenido está bloqueado!