CEGUERA NO DETIENE A TRABAJADOR ESTATAL; ENSEÑA DEPORTE A NIÑAS Y NIÑOS

  • El instructor de GoalBall en la Unidad Deportiva CAPCE de Administración convoca a seguir apoyando estrategias de inclusión y accesibilidad plenas

OAXACA – Desde los 17 años, las manos de Ulises Francisco Martínez López están apoyadas por un bastón que sustituyeron sus ojos. El desarrollo de glaucoma le provocó la pérdida de la vista; sin embargo, esta situación no lo detuvo y hoy en día es instructor de la Secretaría de Administración de GoalBall en la Unidad Deportiva Santa Lucía CAPCE.

Ejercer la enseñanza de este deporte adaptado e impartir talleres de orientación y movilidad junto a su compañero y guía, Iván Martínez, para fomentar el respeto, la tolerancia y la inclusión de las personas con discapacidad visual, son algunas de las actividades que más le apasionan, mostrando que todo se puede lograr.

“Mi meta es que la niñez conozca cómo apoyar, abordar y tratar a quienes tengan ceguera o debilidad visual, y que el aprendizaje lo compartan con su familia”, acotó.

Añade que la inclusión se puede lograr en la sociedad, porque se han dado pasos como la accesibilidad en espacios públicos y la sensibilización en el tema.

Ulises describe que una de las más grandes satisfacciones que le ha dejado su labor, es ayudar a otras personas que han perdido la vista a poder adaptarse a su nueva vida para desplazarse dentro y fuera de un lugar, así como dejar un legado a niños y niñas desde su discapacidad.

Amable y sencillo como se caracteriza, no deja sus ganas de superación constante, por lo que dedica un tiempo de su día a mejorar la operación de la computadora para elaborar documentos, manejar redes sociales y realizar solicitudes. “Aprender de la tecnología es algo que me gusta mucho, para luego compartir ese conocimiento con otras personas que no lo tengan”, dijo.

En 1999, a los 19 años, llegaron cambios a su vida cuando despertó su entusiasmo por el goalball. Confiesa que siempre ha contado con el respaldo y motivación de su padre, madre, hermanos y actualmente de su pareja. En cada uno de los retos que ha tenido, su hermano Iván lo ha acompañado como un gran equipo.

“El apoyo familiar es muy indispensable, porque al perder la vista, mi familia ha estado ahí para ayudarme en todos aspectos”, narra.

La práctica de esta disciplina a temprana edad llevó a Ulises Martínez a ingresar a la Asociación de Ciegos de Oaxaca, donde contribuyó a obtener primeros lugares en competencias nacionales, lo que le permitió estar en la Selección Mexicana de la especialidad, conquistando una medalla de bronce para el país. “Eso fue muy gratificante”, resalta.

En lo profesional como en su rutina no existen barreras, las únicas que ha tenido que enfrentar, precisa, son las que hay en las banquetas cuando se desplaza, donde vehículos o algún objeto dificulta su acceso al transitar o ingresar a un sitio.

Ulises compartió que uno de los momentos especiales en su vida, ha sido cuando niños y niñas le regalaron una figura de material reciclado que tenía grabado en braille goalball. “Fue un momento único porque me di cuenta que las personas con discapacidad son tomadas en cuenta”.

Por ello, hizo un llamado a la ciudadanía a que los valoren y vean como seres humanos que pueden pensar y convivir como todos.

En la filosofía de Ulises Francisco Martínez López está crecer y dejar un legado de inclusión a las próximas generaciones.

error: ¡El contenido está bloqueado!