GRUPO ARMADO AMENAZAN A AMLO; SALINAS DE GORTARI DETRÁS DE GUERRILLA

MÉXICO – Alfredo Jalife-Rahame, analista de geopolítica y globalización, nombrado por la Red Voltaire de Francia como ‘El principal geopolitólogo de Latinoamérica’, escribió en su página de Facebook, que la Mano de Carlos Salinas, estaría detrás del grupo paramilitar, que se levanta en armas en la zona de Ocosingo, en Chiapas.

“Ahora que está acorralado, el ex-presidente Salinas está moviendo de nuevo la región de Ocosingo, San Cristóbal… en Chiapas. Por ahora no puedo decir más por Seguridad Nacional…

Solo guarden la nota…y no digan que me leyeron jajaja” escribió en su red social.

Se infiere del análisis preliminar de Jalife que es a consecuencia de los embates contra el “neoliberalismo” y el entreguismo, que han representado los últimos seis antecesores en el cargo, y especialmente por la lucha contra la corrupción, que  podría leerse, como persecución política contra los intereses con que Salinas se identifica.

Ahora, con el nombre de Ejército Revolucionario Indígena (ERI), donde dicen que están integrados indígenas, campesinos, cafetaleros, transportistas, mercados, motociclistas, radiodifusoras y comerciantes en general. Y entre todos conformaron un ejército, con menos capacidad que el del cartel de Jalisco Nueva generación (CJNG).

Este lunes 17  de agosto, el grupo guerrillero hizo un llamado al pueblo de México y al mundo para unir fuerzas para formar un autogobierno indígena, sin la intervención de extranjeros capitalistas o imperialistas. Sí. Parece una estrategia salinista.

En un comunicado que llaman “La Primera Declaración de Guerra del Ejército Revolucionario Indígena (ERI), se pronunciaron en contra del Tratado Comercial México-Estados Estados Unidos-Canadá, así como de los acuerdos trasnacionales neoliberales para el saqueo de los recursos naturales en Chiapas, principalmente de los yacimientos de petróleo, uranio, titanio y rocas fosfóricas.”

El grupo armado explicó que la creación de este grupo tiene la finalidad de defender la vida de los pobladores y el territorio y la madre tierra. Agregaron que son una fuerza de inteligencia militar y política, en defensa de las regiones tzeltales-Mayas, ubicada en la región Altos de Chiapas.

Se quejan de la guardia nacional y del ejército mexicano  por haber “creado un clima de inseguridad en los pueblos y comunidades indígenas.” Y exigen su retiro de los tramos carreteros Ocosingo-San Cristóbal de las Casas y Crucero Petul-ton, “Caso contrario, el Ejército Revolucionario Indígena tomará acciones de retiro, porque no existe propiedad federal, solamente territorio indígena”.

Es una franca provocación al Estado Nacional, que como parte fundamental tiene un pueblo, que somos todos los mexicanos, incluidos los alzados, un territorio, que no permite ínsulas o reservaciones como en Estados Unidos, y un gobierno legítimamente constituido, sustentado en la constitución.

Anunciaron que expulsarán de las comunidades indígenas los programas sociales que otorga el gobierno federal, ya que no aportan ningún beneficio en los pueblos y comunidades, y que no permitirán que gobiernos institucionales ingresen a las comunidades, solo podrán ingresar autoridades del consejo plural y étnico de autogobierno indígena que gobernarán de acuerdo a usos y costumbres.

Finalmente, anunciaron que pronto darán a conocer la ubicación de las sedes de autogobierno comunitarios indígena, de igual forma instalarán casetas de control y vigilancia indígena por las noches sobre el tramo carretero federal Ocosingo-San Cristóbal-Palenque.

“AMBIENTE DE TERROR” POR ATAQUES EN ALTOS DE CHIAPAS

El Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas (Frayba), denunció que presuntos pobladores del ejido Santa Martha, municipio de Chenalhó, realizaron este fin de semana “al menos 26 ataques con armas de fuego de alto calibre”, en contra de comunidades del vecino municipio de Aldama, en el contexto del conflicto que mantienen desde hace 45 años por la disputa de 60 hectáreas.

Los ataques han creado “un ambiente de terror entre la población de las comunidades” afectadas y de otras localidades ubicadas en los límites de Aldama y Chenalhó, ubicados en los Altos de Chiapas, señaló Frayba.

El organismo no reportó que fue “un fin de semana terrorífico porque el grupo civil armado de corte paramilitar de Santa Martha mantiene asediadas a las comunidades de Aldama”, a pesar de que el pasado 30 de julio autoridades de ambos municipios ratificaron el pacto de no agresión “para evitar hechos de sangre” a causa del diferendo agrario.

Señaló que “las familias que fueron atacadas por el grupo civil armado de corte paramilitar tuvieron que desplazarse a otra comunidad”, y que la policía estatal que se encuentra instalada en la comunidad de Tabac “no intervino ante esta situación”.

Frayba exigió a las autoridades federales y estatales, tomar “las medidas de seguridad y precautorias para evitar hechos que sean de difícil reparación, como el derecho a la vida, seguridad e integridad personal y el escalamiento del desplazamiento forzado”.

Solicitó además que se “investiguen de manera pronta y adecuada, sancionen, desarmen y desarticulen los grupos armados de corte paramilitar de Chenalhó, responsables directos de los ataques armados que han provocado desplazamientos forzados en la región”.

AGENCIAS

error: ¡El contenido está bloqueado!