500 MUERTOS Y MÁS DE 10 MILLONES DE DAMNIFICADOS POR LA TEMPORADA DE LLUVIAS

ASIA – Unas 550 personas han muerto y cerca de diez millones se han visto damnificadas a causa de las lluvias e inundaciones provocadas por los monzones en India, Nepal y Bangladesh, según ha informado la Federación Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja (FICR).

«Trágicamente, unas 550 personas ya han perdido su vida y más de 9,6 millones se han visto anegadas en todo el sur de Asia», ha dicho el secretario general de la FICR, Jagan Chapagain, en un comunicado.

Chapagain ha indicado que, si bien «cada año hay lluvias monzónicas, este año es diferente porque llegan en pleno auge de la pandemia de Covid-19», por lo que «la crisis humanitaria se está agudizando».

En Bangladesh, casi un tercio del país se ha inundado, con un saldo de 2,8 millones de damnificados, incluido un millón de personas que están completamente aisladas, y las previsiones meteorológicas hablan de peores inundaciones para los próximos días.

En India, esta cifra se eleva a los 6,8 millones de personas que se reparten principalmente en los estados del norte -Bengala Occidental, Meghalaya, Assa y Bihar-, mientras que en Nepal las inundaciones y aludes han dejado 110 muertos.

«Los habitantes de Bangladesh, India y Nepal están atrapados en un triple desastre de inundaciones, coronavirus y la crisis socioeconómica asociada a la pérdida de los medios de vida», ha ilustrado Chapagain.

El jefe de la organización humanitaria ha advertido además de que los daños provocados en las tierras de cultivo «podrían empujar a millones de personas, ya gravemente afectadas por la Covid-19, a una mayor pobreza».

En este contexto, la FICR ha liberado más de 850.000 dólares para apoyar las actividades de la Media Luna Roja de Bangladesh, que se suman a las acciones emprendidas para responder a los efectos del ciclón ‘Amphan’, que hace tan solo dos meses arrasó comunidades de Bangladesh e India.

Cuatro millones de niños afectados

Por su parte, el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) ha alertado de que las lluvias monzónicas en estos tres países han afectado a más de cuatro millones de niños que «necesitan apoyo urgente para mantenerse a salvo».

«Incluso en una región tan familiarizada con el impacto devastador del clima extremo como esta, las lluvias monzónicas, las crecientes inundaciones y los continuos deslizamientos de tierra están dificultando la vida de los niños y las familias afectadas», ha señalado la jefa de UNICEF para el sur de Asia, Jean Gough.

Así, la agencia de la ONU ha apuntado que «muchas áreas permanecen inaccesibles debido a daños en carreteras, puentes, ferrocarriles y aeropuertos», siendo las «necesidades más urgentes» el agua potable, los suministros de comida e higiene y, en el caso de los niños, «lugares seguros en los centros de evacuación en los que poder jugar».

UNICEF está trabajando sobre el terreno en «estrecha coordinación» con los respectivos gobiernos y aliados humanitarios, «pero la respuesta se complica por la pandemia de Covid-19 y los esfuerzos de contención y prevención asociados».

En este sentido, ha subrayado que «hay medidas que deben tenerse en cuenta, como el distanciamiento físico y el lavado de manos, para minimizar el riesgo de infección entre las poblaciones afectadas» por el monzón, especialmente ahora que -ha apostillado Gough- «los casos de Covid-19 se están multiplicando en algunas de las zonas afectadas».

«Las consecuencias de la pandemia de Covid-19 se ven agravadas por el cambio climático y los fenómenos meteorológicos extremos, que podrían ser los problemas más importantes que afectan a los niños en el sur de Asia en este momento», ha dicho Gough, reclamando «apoyo inmediato, más recursos y programas innovadores».

ABC

error: ¡El contenido está bloqueado!