GRUPO USA A NIÑOS COMO BOMBAS HUMANAS; ASESINA A 5 HUMANITARIOS

ABUYA – Las Organización de la Naciones Unidas ONU han dicho  que está “totalmente conmocionado y horrorizado” declaro Edward Kallon, coordinador humanitario de la ONU en Nigeria, por el asesinato de cinco trabajadores humanitarios a manos de grupos armados en el noreste de Nigeria donde opera Boko Haram (grupo armado islamista de ISIS).

El anuncio llega después que insurgentes del Estado Islámico (ISIS) publicó un video. En el cual se muestran el asesinato de los cinco cristianos que hacían trabajos humanitarios. Al finalizar el vídeo dicen, “este es un mensaje a los infieles que los usan para engañar y convertir a la gente en infieles”.

Boko Haram ha usado unos 200 niños como “bombas humanas” en tres años

El grupo yihadista Boko Haram hizo uso de al menos 203 menores, la mayoría niñas, para perpetrar ataques terroristas entre enero de 2017 y diciembre de 2019, según lo indicado este 24 de julio por la Organización de Naciones Unidas en su informe sobre la situación actual de los menores en el conflicto armado en Nigeria.

“Los niños y niñas en el noreste de Nigeria siguen sufriendo horribles violaciones a manos del grupo yihadista Boko Haram y se vieron profundamente afectados por las operaciones militares contra el grupo por parte de las fuerzas gubernamentales”, advierte la representante especial del secretario general de Naciones Unidas para la Infancia y los Conflictos Armados, Virginia Gamba.

Según el informe presentado este viernes por la organización, en Nigeria durante los últimos tres años se han confirmado 5.741 violaciones graves contra menores de edad, entre las que se cuentan 3.061 reclutamientos forzados y el citado grupo sería responsable de al menos 1.385 de ellos.

“Una práctica particular y especialmente despreciable de Boko Haram fue utilizar a los niños, principalmente niñas, como portadores de dispositivos explosivos improvisados, también conocidos como “bombas humanas”, explicó la representante.

Concretamente, el documento habla de 146 niñas y 57 niños que fueron forzados a llevar a cabo ataques suicidas en el país. A estas cifras se suman otros 1.133 menores que murieron o fueron mutilados en el noreste de Nigeria a causa de ataques, mientras que otros 280 quedaron en medio de las ofensivas de las fuerzas de seguridad nigerianas.

Los otros menores secuestrados, según Gamba, están siendo utilizados como esclavos sexuales o se encuentran realizando tareas de apoyo como cocineros o porteadores.

El informe también advierte que, a la fecha, se verificaron 64 incidentes de violencia sexual que afectaron a 204 menores, pero la agencia estima que muchos otros de esos casos se desconocen porque “la violación no se denuncia por miedo al estigma, represalias, falta de responsabilidad de los perpetradores y falta de recursos para los sobrevivientes”, explica Gamba.

Lo más preocupante es que estas agresiones contra de los menores ya trascendieron las fronteras nigerianas y ahora también se llevan a cabo en el vecino Camerún, Chad y Níger, donde también se realizan acciones del grupo.

“Los niños de Nigeria y los países vecinos continuaron sufriendo horrendas violaciones por parte de Boko Haram y la expansión de las actividades del grupo en la región de la cuenca del lago Chad es una grave preocupación para el secretario general”, aseguró Gamba.

¿Cómo surgió Boko Haram y cuál es su relación con el grupo Estado Islámico?

Boko Haram fue creado en 2002 en la localidad de Maiduguri, al noreste de Nigeria, por el líder Mohameh Yusuf, con el propósito de denunciar el abandono al que las autoridades habían sumido al norte del país.

En aquel momento, sólo efectuaba ataques contra la Policía, al representar al Estado. Pero, desde que Yusuf fue abatido por agentes en 2009, el grupo se radicalizó e inició una sangrienta campaña para imponer un Estado de corte islámico.

Desde entonces, el noreste de Nigeria y las áreas de Camerún, Chad y Níger, fronterizas a su vez con la cuenca del lago Chad, viven bajo una doble amenaza yihadista.

En la última década, Boko Haram y su escisión del Estado Islámico en la provincia de África Occidental han acabado con la vida de más de 27.000 personas y desplazado de sus casas a cerca de tres millones, según los datos de la ONU.

AGENCIAS

error: ¡El contenido está bloqueado!