HOSPITAL DE OAXACA REALIZA “ACTOS CRIMINALES” CONTRA PACIENTES

OAXACA – El Centro de Derechos Indígenas Flor y Canto documentó casos de personas sospechosas de Covid-19 que acudieron al Hospital General Macedonio Benítez Fuentes de Juchitán de Zaragoza, con estudios realizados previamente y con saturación de oxígeno de 80, que fueron enviados a sus domicilios sin proporcional oxígeno y sin informar a la familia.

Para la asociación esto constituye un acto criminal para los pacientes enfermos de este municipio del Istmo de Tehuantepec de Oaxaca.

Además, las personas que mueren en sus domicilios no pueden ser sepultados pronto porque el sector salud se niega a acudir a sus hogares para certificar la muerte y los médicos de clínicas particulares también se niegan. Lo que imposibilita que los servicios funerarios puedan recoger los cuerpos de manera rápida.

Una vez que se tiene un fallecido por Covid-19 en un domicilio no hay ningún tipo de monitoreo, las autoridades de salud se niegan a aplicar la prueba a los familiares con el argumento de que no hay personal para acudir a los domicilios o que en fin de semana no se atiende.

“No hay atención médica. La situación se agrava porque han cerrado por días el hospital, dejando a las personas en el desamparo total. Hay un aumento acelerado y descontrolado de muertes y la única acción que se les ocurre a las autoridades es preparar fosas para quienes pierden la vida”.

La organización Flor y Canto advirtió que Juchitán es uno de los municipios más poblados de Oaxaca y está enfrentando graves carencias para salvaguardar la vida de sus habitantes.

Asimismo, exigió al Estado mexicano tomar de manera inmediata las medidas apropiadas para garantizar la seguridad, información culturalmente adecuada, atención médica y respuestas que consideren de las personas para proteger su vida.

También demandó realizar de manera urgente la prueba Covid-19 a los sospechosos de haber contraído el virus, garantizar la atención médica y los medicamentos necesarios ante los síntomas que presenta.

Para Flor y Canto no se cumplió por parte de las autoridades con los estándares en materia de salud de población indígena durante la pandemia, no se diseñaron medidas que consideraran la intersección de diferentes características de las personas que habitan el municipio de Juchitán.

“Hay una alarmante desinformación respecto a la pandemia y sus efectos, no se comunicó de manera adecuada y no hubo una amplia difusión en la lengua materna de la población, tampoco se tuvo una verdadera vigilancia del cumplimiento de las medidas de sana distancia”.

ESTADO20

error: ¡El contenido está bloqueado!