“MUERTE NEGRA” ATACA DE NUEVO, HA MATADO A MÁS DE 200 MILLONES DE PERSONAS

ASIA – Las autoridades de una ciudad de la región china de Mongolia Interior emitieron una advertencia de pandemia luego de que un hospital informara sobre un caso de presunta peste bubónica, una de las enfermedades más mortales de la historia.

El comité de salud de la ciudad de Bayan Nur emitió la alerta de tercer nivel el domingo, la segunda más baja en un sistema de cuatro niveles.

La alerta prohíbe la caza y el consumo de animales que puedan ser portadores de peste y le pide al público que informe sobre cualquier caso sospechoso de peste o fiebre sin causas claras, y que informe sobre marmotas enfermas o muertas.

La advertencia del domingo sigue a cuatro casos reportados de peste en personas de Mongolia Interior en noviembre pasado, incluidos dos de peste neumónica, una variante más peligrosa de la enfermedad. Al menos dos de los casos fueron diagnosticados en la capital, Beijing.

La peste bubónica, conocida como la  “Peste Negra”  en la Edad Media, proviene de la bacteria, Yersinia pestis, y es una enfermedad altamente infecciosa y a menudo mortal propagada principalmente por los roedores a través de las pulgas.

Mató a entre 75 y 200 millones de personas en el siglo XIV, y al menos 30 a 50 millones entre el año 541 y 549.

Los resultados del ADN confirman la causa de la Gran Plaga de Londres

Según el sitio web de la OMS, la peste neumónica a base de pulmón es extremadamente contagiosa y “puede desencadenar epidemias graves a través del contacto de persona a persona a través de gotitas en el aire”.

Los síntomas incluyen fiebre, escalofríos, vómitos y náuseas.

La peste puede ser fatal en hasta el 90 por ciento de las personas infectadas si no se trata, principalmente con varios tipos de antibióticos.

Los casos de peste no son infrecuentes en China, pero los brotes se han vuelto cada vez más raros. De 2009 a 2018, China reportó 26 casos y 11 muertes.

En 2014, un hombre murió a causa de la peste en el noroeste de la provincia de Gansu, lo que provocó la cuarentena de 151 personas.

A las 30,000 personas que viven en Yumen, la ciudad donde murió el hombre, también se les impidió salir con la policía en los controles de carretera ubicados en el perímetro de la ciudad.

En 2009, un brote también se cobró la vida de varias personas en la ciudad de Ziketan, en la provincia de Qinghai, en la meseta tibetana.

Pero China ha mejorado enormemente su detección y manejo de enfermedades infecciosas desde el brote de 2003 del síndrome respiratorio agudo severo, o SARS, y la última pandemia de coronavirus, que se informó por primera vez en Wuhan a fines de 2019.

ALJAZEERA

error: ¡El contenido está bloqueado!