GOBIERNO DEL ESTADO HIZO UN “PLAN FALLIDO” CONTRA EL COVID: SINDICATO

OAXACA – El aislamiento social ha sido un plan fallido en Oaxaca, ya que ni las autoridades ni la población cumplieron con su obligación para evitar la proliferación de contagios de Covid 19, aseguró el secretario de la Subsección 07 de la Sección 35 del Sindicato Nacional de Trabajadores del Sector Salud (SNTSA), Alberto Vázquez San Germán.

Al respecto, el dirigente y representante del personal sindicalizado del Hospital Civil de la ciudad de Oaxaca, resaltó que las autoridades fueron incapaces de desarrollar una estrategia eficiente para hacer prevalecer el confinamiento social ni articularon campañas efectivas de concientización sobre las formas de transmisión del virus y la consecuencias que podría traer consigo el hecho de ignorar tales recomendaciones.

Por su parte, resaltó que la sociedad ha ignorado las pocas indicaciones que les han sido dadas al respecto, pues a pesar de la información que ha circulado a través de redes sociales e internet, miles de ciudadanos han continuado realizando actividades no esenciales en grupo y sin protección adecuada.

Lo anterior se ha traducido en que miles de oaxaqueños hayan resultado infectados y que, en caso de que el gobierno oficialice el retorno a la llamada nueva normalidad, a partir del seis de julio, se pueda registrar un repunte en el número de casos.

“Se mandó al confinamiento y seguimos viendo que había gente (en la calle) que no tenía, a lo mejor, la necesidad de manera urgente de salir, seguíamos viendo que se seguían haciendo actividades sociales, seguimos viendo que no había una campaña de información verás de la problemática y las consecuencias que podría esto estar provocando y creo que lo que faltó era una campaña más intensa de información, de lo que se requería”, indicó.

En la actualidad, ante la posibilidad de que el gobierno estatal determine la incursión de Oaxaca en la llamada nueva normalidad a partir del seis de julio, el dirigente resaltó, tal y como lo hizo hace dos semanas el infectólogo del Hospital Civil, Yuri Roldán Aragón, que podría desencadenarse un repunte en el número de enfermos en la entidad.

Además, indicó que desde el punto de vista médico, Oaxaca no está preparado para reanudar actividades sociales y comerciales.

“Habría en un momento dado un repunte importante. Esto se ha visto en otros países donde se ha tratado de llevar a cabo esta apertura temprana; indudablemente, en otros países se ha aperturado, pero han llevado estrictamente las medidas adecuadas para que esto no siga propagándose como es mantener la sana distancia, el lavado frecuente de manos, el uso de cubrebocas o mascarillas; (sin embargo) indudablemente, esto en nuestro estado no ha pasado. Por eso yo hablaba que hay una campaña incompleta de información; no se ha visto profundizado.

Nuestras autoridades de todos los niveles no se han comprometido, salvo algunas excepciones, o y, lo más importante, la ciudadanía muchas veces ha fallado con esas medidas.

– ¿Este aislamientos es un aislamiento fallido?

–Yo considero que sí porque no se llevó a cabo con las estrictas medidas de cumplimiento: algunos lo llevan otros no. Tenemos el ejemplo claro de lo que sucedió en la Central de Abasto, donde no se cumplía en nada y se cerró únicamente al incrementarse los contagios; se siguieron haciendo eventos. Creo que esto no se cumplió y hoy estamos viendo las consecuencias.

– ¿Falló o ha fallado la sociedad y ha fallado la autoridad?

–Fallaron ambos, creo que fallamos ambos. A pesar de que pudieron haberse confinado, a pesar de que pudieron haber suspendido algunas actividades, las hicieron. Me refiero a tiendas como Elektra y Coppel, que a pesar de no tener venta de insumos de primera necesidad estuvieron aperturadas y algunas otras, que a pesar de que se pudieron limitar, (esto) no se llevó a cabo.

– ¿Qué opinión tiene sobre la posibilidad de que en Oaxaca comience la llamada nueva normalidad?

–Desde un punto de vista con criterio médico, se podría decir que sería una decisión mala, desafortunada, pero desde un punto de vista social, se podría decir que quizá es una necesidad porque muchas de las personas que (sí) están confinadas no tienen el recurso, no tienen a su alcance alguna posibilidad económica y tampoco se ha implementado una oportunidad de apoyo para ellos y eso los obliga a salir sin las medidas de protección.

Entonces, aquí se debería analizar de fondo que si (los ciudadanos) van a salir por la necesidad económica de ellos y del estado, indudablemente tiene que ser con medidas estrictas y que, además, se cumplan.

Estado20

error: ¡El contenido está bloqueado!