PERSONAL DE SALUD AL BORDE DE COLAPSO POR CANTIDAD DE MUERTES POR COVID-19

MÉXICO – A cuatro meses de que se conoció el primer caso positivo de Covid-19 en México, médicos y enfermeras que laboran en hospitales públicos reconvertidos para la atención de estos pacientes afirman estar exhaustos y frustrados.

Los elevados índices de mortalidad en sus nosocomios y la falta de fármacos para atacar la enfermedad nos ha llevado al límite, aseguran internistas, quienes afirman que en cuanto las autoridades sanitarias relajan el control en los hospitales “se reactiva el robo hormiga de insumos, a lo que se suma la creciente escasez de sedantes para enfermos intubados.

Estamos exhaustos, pero también frustrados. Se nos muere gran cantidad de pacientes. Llevo dos fines de semana en que han fallecido cinco pacientes en menos de 24 horas. Hace dos semanas eran pacientes intubados, pero desde hace una también son personas que no estaban intubadas, señala un médico internista del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), quien solicitó el anonimato.

En lo personal, agrega, hay sensación de estar totalmente solo y aislado, y lo que se ve en los pisos Covid es una soledad abrumadora y frustración inmensa de no poder sacar a los pacientes adelante.

En entrevista por separado, enfermeras que trabajan en pisos con pacientes Covid narran que a pesar de jornadas de más de 10 horas de trabajo, ya no podemos dormir. En casa no puedes estar sentada y sin hacer nada, porque te da una angustia horrible. Se te quedan las historias de tus pacientes: el que salió adelante, afortunadamente, pero también el que murió con la angustia de no despedirse de sus seres queridos.

Como enfermeras, aseguran, no estamos preparadas para estos niveles de mortalidad. En mi piso, donde se puede atender a 28 pacientes, tenemos ocupadas 25 camas, y así como se desocupan, se vuelven a asignar. Pensábamos que con el paso del tiempo esto iba a bajar, pero la llegada de pacientes graves y críticos se ha mantenido constante. Son muchas semanas de estar al máximo en el estrés y la angustia.

En las áreas Covid, los médicos destacan que si bien ha funcionado el nuevo modelo de flujo de atención aplicado por el IMSS, que permite enviar a centros de recuperación como el hospital del Autódromo Hermanos Rodríguez a los enfermos estables con neumonía grave, pero que no requieren manejo de terapia crítica, es evidente que hay una sobrecarga de pacientes para medicina interna, pues un médico internista está a cargo hasta de 25 pacientes, y de éstos dos o más pueden estar en estado crítico.

En estas condiciones, afirman, no tenemos el tiempo para mantenernos más cerca de los pacientes, mientras en áreas como urgencias un médico ve cuatro o cinco enfermos, quizá uno intubado, y nosotros atendemos hasta 25, de los cuales cinco pueden estar intubados.

Pese a esta saturación, lamentan, los cirujanos y los residentes de cirugía siguen sin subir a pisos Covid; estamos aislados y solos, únicamente con un equipo de médicos generales y algunos residentes, pero no pueden tomar decisiones tan complejas como nosotros. Es frustrante porque no podemos atender a los pacientes como quisiéramos.

LAJORNADA

error: ¡El contenido está bloqueado!