PROTESTAN POR INGRESO A MÉXICO DE GANADO GUATEMALTECO

MÉXICO – Luis Gómez Garay, presidente de la Unión General Obrera Campesina y Popular (UGOCP) criticó la determinación de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), de permitir el ingreso de ganado desde Guatemala, pues dijo que eso dañará a los pequeños ganaderos mexicanos.

Detalló que en una primera entrega de reses, la Sader ha permitido la importación de “272 cabezas de ganado provenientes de Guatemala, bajo el pretexto de evitar el trasiego de ganado ya que representa un fuerte golpe a los más de un millón de ganaderos, principalmente pequeños y medianos productores mexicanos que serán desplazados del mercado interno con prácticas de competencia desleal”.

El dirigente cuestionó la decisión del titular de la Sader, Víctor Villalobos Arámbula de importar ganado en pie guatemalteco y señaló que con ello la dependencia “ha legalizado viejas prácticas de importación irregular, sobre todo cuando en México hay un inventario de ganado bovino carne y de doble propósito pues se tiene 16 millones de vientres, 1.2 millones de vaquillas, 800 mil sementales, 7.5 millones de crías, con un total de 25.5 millones de cabezas”.

El también integrante del Movimiento El Campo es de Todos, señaló que en el marco de un fuerte incremento en los costos para la producción de ganado como son vitaminas, sales minerales, alimento balanceado, forrajes y equipo, entre otros más una fuerte caída de los precios del ganado en campo, “los pequeños ganaderos mexicanos verán perdida la rentabilidad de la actividad”.

“Espero que esta decisión no provoque que desaparezca una actividad de la que dependen miles de productores y sus familias”, subrayó el también pequeño productor de ganado.

Informó que la producción nacional de carne es de 2.1 millones de toneladas, las exportaciones de 270 mil, importaciones 190 mil y de ganado en pie 1.2 millones de cabezas por ciclo. En lo que se refiere al consumo nacional, se estima en 1.9 millones de toneladas, el per cápita de 15 kilogramos por habitante.

“Estamos ante una inminente caída del precio a pagar al productor, se incrementará la especulación con el intermediarismo propiciando el alza de precios al consumidor quien además estará comprando carne de mala calidad”.

Dijo que se requiere cumplir con la demanda de la población, aunque admitió que hubo cambios en los hábitos de consumo de la población a raíz del COVID-19.

Destacó la necesidad de que las secretarías de Agricultura y de Economía hagan un diagnóstico detallado del impacto de la importación de ganado desde la frontera sur y el efecto en la ganadería del sur sureste del país.

“Es necesario que los funcionarios entiendan que lo importante no es quedar bien con los ganaderos centroamericanos, sino evitar la competencia desleal hacia los productores nacionales, evitar la exportación de nuestros empleos e ingresos hacia esos países”.

Ante la contingencia sanitaria, planteó, a las autoridades la implementación de medidas que ayuden a los productores con el reconocimiento al sector como elemento estratégico por su indispensable función generadora de alimentos, base del desarrollo humano así como soporte económico y social de millones de compatriotas.

Propuso incluir en el programa Bienestar para el Desarrollo a los pequeños productores ganaderos como medio de compensación y estímulo directo a su economía y consideró que se requiere rescatar de la partida de Fomento a la Agricultura, Ganadería, Pesca y Acuacultura, los recursos para reactivar los programas de fomento productivo, mejoramiento genético, capacitación, trazabilidad, administración de riesgos pues actualmente no están fondeados.

Además, activar el Programa Crédito Ganadero a la Palabra que privilegie la adquisición de hembras y sementales de las diferentes especies del hato nacional en beneficio de los pequeños productores a manera de mantener la fortaleza zoosanitaria que tiene México así como las acciones desde nivel central para los mismos propósitos, incluyendo los sistemas de inspección y trazabilidad.

El dirigente exigió la ejecución de actos de autoridad para evitar la competencia desleal y violaciones a leyes y normas en materia aduanal, zoosanitaria y todas las aplicables a fenómenos como el ingreso ilegal de ganado por la frontera sur de México.

La Jornada

error: ¡El contenido está bloqueado!