NUEVA OLA DE INFECTADOS EN CHINA PROVOCA IMPLEMENTACIÓN DE RESTRICCIONES

Pekín informó por segundo día consecutivo de nuevas cifras récord de casos nuevos de COVID-19, imponiendo urgencia en los esfuerzos por frenar un repentino rebrote del coronavirus en la capital china.

El reciente brote se ha rastreado hasta Xinfadi, el mayor mercado de alimentos al por mayor de Asia que representa el 80% del suministro de productos agrícolas de Pekín, tanto de origen nacional como extranjero.

El mercado se ha cerrado, decenas de miles de residentes cercanos se están sometiendo a pruebas de detección del virus y ha comenzado una campaña en toda la ciudad para identificar a las personas que han visitado recientemente el mercado o han estado en contacto con personas que lo han hecho. Algunas escuelas también han suspendido las clases.

“El riesgo de que la epidemia se extienda es muy alto, por lo que debemos tomar medidas firmes y decisivas”, dijo Xu Hejiang, portavoz del ayuntamiento de la ciudad de Pekín, en una conferencia de prensa el lunes.

Xinfadi, un complejo de almacenes y naves comerciales que abarca un área del tamaño de casi 160 campos de fútbol, es 20 veces más grande que el mercado de marisco de Wuhan donde se originó el coronavirus. Miles de toneladas de vegetales, frutas y carnes se comercializan en Xinfadi a diario.

El lunes, las autoridades de Pekín confirmaron 36 nuevos casos de COVID-19 el 14 de junio, el mismo número que en el día anterior, que supuso el cómputo más alto en la ciudad desde finales de marzo. Se han notificado 79 casos en sólo cuatro días, la mayor concentración de infecciones desde febrero.

Varios vecindarios del oeste y suroeste de Pekín se han elevado a la categoría de riesgo medio, incluida la calle Financial Street, donde se concentran bancos y otras empresas financieras, lo que exige medidas como el control estricto de movimientos de personas y vehículos, desinfecciones y controles de temperatura. Un barrio del mismo distrito que el mercado de alimentos se elevó a situación de alto riesgo, lo que denota el nivel más grave de infección y advierte a la gente de que no se desplace allí.

La capital comenzó a hacer pruebas de detección en masa el domingo, realizando 76.499 test. Cincuenta y nueve personas dieron positivo, dijo Gao Xiaojun, un portavoz de la Comisión de Salud Pública de Pekín, durante una rueda de prensa el lunes.

Hasta el lunes a primera hora, se habían recogido muestras de 8.950 personas que estuvieron recientemente en Xinfadi, dijo Gao, añadiendo que los resultados de 6.075 pruebas realizadas hasta ahora habían sido negativos.

Reuters

error: ¡El contenido está bloqueado!