DESDE BAJA A OAXACA, PASANDO POR JALISCO Y CDMX; EL ABUSO POLICIAL REVELA LA IMPUNIDAD

MÉXICO – Los casos de Alexander Gómez en Oaxaca; Carlos Navarro en Veracruz; Giovanni López en Jalisco y Jair López en Tijuana, Baja California, muertos a manos de policías, así como las denuncias de abuso policial en Ciudad de México, Estado de México, Jalisco y Oaxaca evidencian que las graves violaciones a derechos humanos, como tortura, desaparición forzada y ejecución extraoficial, persisten como prácticas sistemáticas y generalizadas en México, de acuerdo con especialistas.

Desde Tijuana hasta Oaxaca los abusos policíacos han cobrado relevancia y se han visibilizado a raíz de lo ocurrido en Estados Unidos, con el asesinato del George Floyd; sin embargo, en México el exceso y la brutalidad policíaca ha sido una práctica que se repite desde hace varios años.

El más reciente informe de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) sobre tortura y malos tratos establece que en el país “existen condiciones institucionales y estructurales de “larga raigambre histórica” que han potencializado la tortura.

“Desde la década de 1990, las instancias jurídicas en México no han reconocido la existencia de la tortura generalizada y sistemática. Ningún juez ha juzgado en México un caso de tortura”, expone.

El diagnóstico resalta que desde el sexenio del panista Felipe Calderón Hinojosa (2006-2012) hasta ahora aumentaron los casos de tortura, malos tratos, abusos policiales y no hay sanciones ejemplares para quienes cometen actos de tortura.

“A pesar de las reformas penales, las fuerzas policiales y militares actúan con base en su propio marco paralegal”, detalla el documento.

Para Daniel Vázquez Valencia, doctor en Ciencias Sociales e investigador de la Universidad Autónoma de México (UNAM), estas prácticas persisten frente a diversas causas de impunidad, porque a la clase política –desde Gobierno federal, gobiernos estatales y partidos políticos– no les interesa combatir la impunidad. Para la clase política la impunidad es una forma de crear estabilidad política, expuso.

“En materia investigación, sanción y combate a la impunidad lo que tenemos es continuidad, nada ha cambiado”, insistió el especialista cuyos temas de investigación incluyen la teoría jurídica del Derecho Internacional de los Derechos Humanos; los estudios sobre democracia, derechos humanos y mercado, y la relación entre corrupción, impunidad y derechos humanos.

error: ¡El contenido está bloqueado!