¡ERA MI BEBÉ!; POLICÍAS LO MATAN DE UN ESCOPETAZO EN OAXACA

OAXACA – “¡Ya me quitaron mi sangre, mi bebé, él era mi bebé por el que luchaba, por el que me desvivía para que jugara futbol y miren lo que me han hecho, me han destruido,  mi hijo no era malo, mi hijo no tomaba, no fumaba, mi hijo tenía un sueño, esos hijos de su puta madrea me lo han truncado!”.

Así con gritos desgarradores la mamá de Alexander Martínez Gómez exige justicia ante el atroz asesinato de  su hijo a manos de policías municipales de Acatlán de Pérez Figueroa en el estado de Oaxaca.

El niño México-Estadounidense de 16 años, murió tras ser herido con un disparo de escopeta en la cabeza por policías locales, que argumentaron haberlo confundido con un criminal porque llevaba puesto un cubrebocas. Además de Alexander, otro joven de 15 años de nombre Carlos, permanece gravemente herido.

Según la misma madre relata que Alexander se dirigía a comprar un refresco acompañado de otro adolescente cuando fueron alcanzados y agredidos a balazos por policías municipales en la localidad de San Vicente Camalote. Uno de los policías a bordo de la patrulla 023, le disparo con su escopeta porque supuso que se trataba de delincuentes y que uno estaba armado, según fuentes municipales.

La misma madre denuncio que los elementos policíacos le aventaron la camioneta encima, además de plantarle una pistola. El reclamo lo hacía a las afueras de la clínica San Miguel donde familiares lo habían llevado para su atención “No me voy a dejar caer quiero que todos se levanten y que no se dejen porque si esto me hicieron a mí con mi hijo, esto les pueden hacer a cualquiera de ustedes” gritaba.

EXIGEN JUSTICIA PARA ALEXANDER, JOVEN DE 16 AÑOS ASESINADO POR POLICÍAS DE ACATLÁN DE PÉREZ FIGUEROA

Juan Carlos Zavala / El Universal

La madre del joven, quien tenía la nacionalidad estadounidense, dijo a los policías municipales que ellos saben quiénes son “los malos”, y les cuestiona el por qué se meten con los niños, ya que su hijo acababa de cumplir 16 años.

“No puede ser, una patrulla se le fue encima pensando que él iba con un arma… Mi hijo no usa armas. Mi hijo, que iba con otros dos [jóvenes] a la gasolinera por un refresco, ¿cómo puede ser eso? Sólo los estaba esperando para comer una pizza. Ellos no son unos delincuentes, son unos niños. Cómo voy a creer que se confundan”, declaró la madre.

También denunció que nadie quiso levantar el cuerpo de su hijo y le negaron los primeros auxilios para tratar de salvarle la vida.

De acuerdo con información preliminar, Alexander, estaba de vacaciones con sus abuelos en esa comunidad de la región de la Cuenca del Papaloapan, en los límites con Veracruz, y salió con unos amigos a comprar un refresco cuando la patrulla marcada con el número 023 los embistió y posteriormente le dispararon a los cuatro jóvenes que iban a la tienda de una gasolinera que se encuentra a la entrada del pueblo.

Alexander recibió varios impactos de bala que le originaron la muerte, mientras que otro adolescente identificado como Carlos de 15 años se encuentra gravemente herido en un hospital de la región.

Alexander era estudiante y deportista, y pertenecía a un equipo de fútbol mientras permanecía en México con sus familiares.

“Por favor gente, luchen, luchemos. Ya me quitaron a mi sangre, mi bebé, él era mi bebé porque me desvivía para llevarlo a Orizaba, para llevarlo a jugar futbol, y miren lo que me han hecho, miren lo que me han hecho, me han destruido. Yo sólo tengo dos hijos y me desvivo por ellos. Esto no es justo, es mi bebé y me lo acaban de matar”, expresó la madre del adolescente en el video.

Tras el asesinato del joven, en redes sociales ha comenzado un movimiento para exigir justicia por este asesinato cometido por la policía, bajo el hashtag #JusticiaParaAlexander, pues su muerte ha provocado indignación y coraje entre la población oaxaqueña.

Fuentes cercanas a los familiares aseguraron que ya se ha solicitado la intervención de la embajada estadounidense, pues se trata del asesinato de un ciudadano de ese país.

error: ¡El contenido está bloqueado!