MUEREN POR CORONAVIRUS LOS MÁS POBRES EN MÉXICO; LOS RICOS SE SALVAN

MÉXICO – A Nicolás Ruíz, un municipio del sur mexicano a orillas de la selva de Chiapas, el coronavirus ha llegado en silencio, pero lo que ha dejado su paso es estremecedor. El municipio, con algo más de 4.200 habitantes, ha registrado solo 50 casos de la covid-19, pero siete de esos pacientes han fallecido. Con el 99,4% de su población viviendo en la pobreza y sin una carretera asfaltada y directa que la conecte con la capital del Estado, Tuxtla Gutiérrez –a 90 kilómetros al norte–, la localidad se ha beneficiado y sufrido de su aislamiento. La incidencia del virus es baja, apenas el 1,19% de la población se ha contagiado, pero la mortalidad entre los casos registrados alcanza el 14%, un tercio más que la media nacional.

Los datos son del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), que esta semana ha presentado un mapa que permite contrastar la incidencia del virus en los municipios mexicanos de acuerdo con sus índices de pobreza. La primera conclusión de este registro de datos enciende las alarmas por el aislamiento de los municipios más pobres: mientras la mayoría de los casi 100.000 contagios que registra México se aglomeran en las zonas metropolitanas con una pobreza de entre el 20% y el 40%, la letalidad del virus es prácticamente del doble en los municipios donde más del 80% de la población es pobre.

Según los datos oficiales, México registra hasta este miércoles 97.326 casos y 10.637 personas fallecidas por la covid-19. La tasa de mortalidad en el país norteamericano es del 10,93%. Los 33 municipios más acaudalados del país, donde menos del 20% de la población vive en la pobreza, alcanzan una tasa de mortalidad del 9,17%, unos 1.100 decesos entre alrededor de 12.000 casos registrados. En cambio, en los 226 municipios donde más del 80% de la población vive en la pobreza, se han registrado 133 fallecimientos entre 778 contagios, una mortalidad del 17,1%.

Si en Nicolás Ruíz, donde prácticamente toda la población vive en la pobreza extrema, han muerto el 14% de los contagiados, en municipios más ricos, como San Nicolás de los Garza, en el Estado de Nuevo León, donde la pobreza alcanza al 11% de su medio millón de habitantes, los decesos representan al 6,64% de los contagios. 73 personas han fallecido entre los 1.100 casos detectados en San Nicolás de los Garza, un tercio de los fallecidos en el municipio chiapaneco.

Si bien el virus se ha propagado especialmente en los grandes centros urbanos –el Valle de México, que abarca a la capital y su cinturón urbano, las ciudades de Tijuana, Cancún y Culiacán–, también se han registrado contagios en cuatro de cada 10 de los 623 municipios indígenas del país, 53 de ellos con un índice de pobreza superior al 90%. Según la Coneval, estas poblaciones son especialmente frágiles ante el virus “debido a las limitaciones o ausencia de la infraestructura y recursos humanos” necesarios para atender a los pacientes contagiados en su propia localidad.

El informe de la Coneval también advierte de que los municipios sin presencia de contagios coinciden en estar alejados de las grandes zonas metropolitanas y tienen poca accesibilidad a carreteras pavimentadas. Es decir, que sus condiciones coinciden con aquellos donde el virus ha llegado con pocos contagios y tasas de mortalidad más altas que la media.

El caso de los “municipios de la esperanza”, aquellos que el Gobierno mexicano decidió reabrir desde el pasado 18 de mayo porque, según aseguraban las autoridades, estos no registraban contagios, también preocupan por sus coincidencias. Un relevo de este periódico del pasado 20 de mayo demostró que 217 de estas localidades, alrededor del 67%, no registraban contagios porque no habían hecho ningún test. Según el mapa de la Coneval, el 84% de estos 323 municipios presentan tasas de pobreza superiores al 60% y 57% tienen una accesibilidad baja o nula a carreteras pavimentadas, por lo que la eventual llegada del coronavirus podría ser desastrosa.

El País

error: ¡El contenido está bloqueado!