MÉDICOS Y ENFERMERAS MEXICANOS SE AMPARAN PARA NO ATENDER A ENFERMOS DE COVID-19

Alejandro originario de Mexicali tuvo que decidir entre su vida y su vocación. Al tener 65 años de edad, el doctor del Hospital General de Mexicali pidió al director de esa unidad no ser considerado dentro del equipo que enfrentaría la guerra contra el virus, argumentando ser parte de la población vulnerable y no ser aceptada su petición, él prefirió ganar la partida de manera legal.

El pasado 23 de abril, a través de un abogado, el médico interpuso un amparo para mantener su contrato, su salario y las prestaciones que le corresponden como médico general de esa unidad. Ganó una primera batalla.

Alejandro tiene temor de sumarse a la estadística que presenta Baja California, donde se registran cuatro médicos y cuatro enfermeros contagiados al atender la crisis sanitaria por el Covid-19, dos de ellos se encuentran en condición crítica.

Así logró que un juez federal le concediera irse a su casa, pues “debe permanecer en resguardo domiciliario de manera estricta, al pertenecer a un grupo vulnerable y con posibilidades de contagiarse con mayor facilidad”.

Sin embargo, el Instituto de Servicios de Salud Pública del estado pidió a un tribunal federal regresar a Alejandro a sus labores en el Hospital General de Mexicali, pues en esta emergencia se requiere del personal médico garantizando a plenitud las medidas de seguridad necesarias para enfrentar la pandemia.

“Qué caso tendría tener un Ejército y en caso de guerra algunos de sus integrantes se amparen para no acudir al frente de batalla por temor fundado de ser heridos”, ejemplificó el Instituto ante los magistrados.

El caso del médico bajacaliforniano no es el único, hasta ahora en México muchos han solicitado regresar a sus casas y no arriesgarse durante la pandemia, pero sólo él y Martha, una enfermera de Guanajuato, han recurrido a la vía jurídica obteniendo victorias.

A dos mil 200 kilómetros de distancia de Alejandro, en León, Guanajuato, Martha, enfermera del Hospital Regional 58 del IMSS, exige el mismo beneficio, regresar a su casa como parte del grupo de riesgo de contagio. Se convirtió en mamá apenas hace 10 meses y su hija la necesita.

La Voz de la Frontera

error: ¡El contenido está bloqueado!