HOSPITALES A PUNTO DE COLAPSAR POR AVALANCHA EN URGENCIAS, PERO COBRAN 6 MIL POR ATENCIÓN MEDICA DE COVID-19

MÉXICO – Daniel y su mamá han vivido una odisea para encontrar un hospital en Ciudad de México. Desde las 14.00 del martes al mediodía del miércoles, los dos recorrieron la capital en busca de un hospital para ella, que cuenta 55 años. El pasado viernes llegaron los resultados de la prueba de la covid-19: positiva. Estuvo bien el fin de semana, pero el lunes empezó a tener dificultades para respirar. Lo que siguió fue un disparate de llamadas a los teléfonos de emergencia, esperas eternas y negativas en hospitales hasta que por fin, casi un día después, la recibieron en el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias, INER, donde la ingresaron. Era el sexto al que iban. “Llegué muy alterado y llorando”, dice Daniel, “eso fue lo que hizo que nos atendieran”.

En la frontera de los 3.000 contagios y los 250 fallecimientos por la covid-19, la estructura sanitaria del área metropolitana de Ciudad de México enfrenta el riesgo de colapso. La primera línea de contención sanitaria empieza a ceder. De los siete hospitales que el Gobierno federal dispuso para atender a los primeros pacientes graves en la zona, cuatro carecían de espacio este jueves. Y los otros tres estaban llenos a la mitad. A día de hoy, el área metropolitana cuenta con 1.300 camas de atención integral, esto es, con ventiladores para los pacientes graves, según explica a este diario la secretaria de Salud de la capital, Oliva López Arellano. Algo menos de la mitad están ocupadas, 570. De esas 570, la gran mayoría se reparten entre tres de los siete hospitales de la primera línea de contención, el INER, el Instituto Nacional de Nutrición y el hospital Juárez. “El INER ya no recibe pacientes, el de Nutrición y el Juárez están al 85%”, dice la secretaria.

López Arellano advierte de que “se están saturando los servicios de urgencia. Hay una confluencia de pacientes con síntomas de covid-19 que está generando una sobredemanda. Y eso está pasando en toda la red de hospitales covid del área metropolitana”. Las denuncias por falta de material en hospitales de la zona metropolitana en las últimas semanas y las quejas del personal sanitario acaban por pintar un panorama poco halagüeño.

Además de los siete hospitales de la primera línea, el área metropolitana dispone de otro medio centenar de centros públicos para pacientes de covid-19. El miércoles, el Gobierno local recibió además el hospital temporal que un grupo de fundaciones y empresas han construido en un centro de convenciones junto al barrio militar de la capital. La unidad cuenta con 854 camas y recibirá pacientes poco graves o en recuperación. En una visita al centro el mismo miércoles, la jefa de Gobierno de la capital, Claudia Sheinbaum, reconoció que la ciudad enfrenta sus horas más difíciles. Tras la activación de la fase tres de la pandemia esta semana, la jefa de Gobierno anunció el cierre de parte de la red del metro y el tren y un aumento de las frecuencias de paso y ha restringido el uso de vehículos particulares. Sheinbaum ha rechazado imponer cualquier tipo de cuarentena o toque de queda.

La secretaria López Arellano asegura que para la semana del 4 al 10 de mayo, cuando se espera el mayor pico de la pandemia, esperan contar con capacidad para 2.500 pacientes graves en total. Para ello se están habilitando nuevos espacios en algunos de los hospitales de la primera línea de contención y las autoridades esperan contar con respiradores que se han ido adquiriendo, especialmente en China y Estados Unidos. Desde el 27 de abril, añade, los hospitales de las redes IMSS e ISSTE atenderán a todos los pacientes por igual. El ISSTE es el seguro de los trabajadores del Estado y el IMSS, el seguro popular de mayor cobertura en el país, con más de 12 millones de asegurados. Hasta ahora, los dos sistemas solo atendían a sus afiliados.

El carácter laberíntico de la red de hospitales públicos y la escasa claridad de las autoridades para definir a dónde debían acudir los enfermos ha generado confusión en los últimos días. De los seis centros que visitaron, Daniel y su madre fueron por ejemplo a dos del ISSTE y en ninguno les atendieron.

El periplo de Daniel y su mamá

El nombre real de Daniel es otro. Pide ocultarlo por lo que cuenta y por unas fotos que tomó dentro de uno de los hospitales a los que acudió y que le dejaron impactado. Las imágenes muestran a un hombre, al parecer enfermo de covid-19, en bata, enganchado a un gotero, tumbado en una banca de una sala de espera. Se trata del hospital Belisario Domínguez, en la alcaldía de Iztapalapa que, según el Gobierno de la ciudad, tiene total disponibilidad para atender enfermos por el coronavirus. Pero ese es casi el final de la historia.

El joven y su madre salieron de casa el martes a las 14.00. Primero fueron al Primero de Octubre, del ISSTE. No les atendieron porque su madre no trabaja para la administración. Madre e hijo cruzaron entonces toda la ciudad en su carro, con sus mascarillas, gafas de sol y una pantalla de plástico colgada de la frente. Fueron a uno privado, el HMG Coyoacán. Pero no tenían camas. Daniel llamó entonces a Locatel, el número de ayuda de Ciudad de México. Le mandaron a otro del ISSTE, más o menos cercano del HMG, pero tampoco les atendieron. Daniel no se explica por qué la central de atención al ciudadano les mandó allí, más después de que él les compartiera el estado de salud de su mamá y la experiencia previa en el otro hospital del ISSTE.

Daniel volvió a llamar a Locatel y le mandaron al hospital Manuel Gea González, uno de los siete de la primera línea de contención. Llegaron el martes a las 19.30 y enseguida atendieron a su madre. Comprobaron su nivel de oxígeno en sangre. Como era bajo, le pusieron una máscara. Estuvo allí hasta las 2.30 de la mañana. Fue entonces cuando el médico les dijo que la mujer necesitaba ser hospitalizada. La recomendación fue que acudieran al hospital Belisario Domínguez, en Iztapalapa. “Llegamos y estuvimos esperando horas”, dice Daniel. A las cinco dejaron de pasar pacientes. “A las siete, un chavo que iba con su papa se empezó a quejar”, añade. Pero nada: “Nos decían que tuviéramos paciencia”.

A eso de las ocho, Daniel dice que se abrió un consultorio y él, desesperado, se asomó. Fue entonces cuando vio el área de atención de covid-19 del hospital, el hombre en la banca. Tomó un par de fotos. El espanto al ver al señor en la banca le hizo salir de allí volando. Llevó a su mamá al médico de cabecera, a varios kilómetros de allí. Cuando llegaron, el médico La revisó y les hizo un “pase” para el INER. Llegaron poco antes de mediodía y finalmente les atendieron. Después de casi un día, la madre de Daniel fue hospitalizada.

Pagos y altas voluntarias

En la misma calle del INER funciona el hospital general Gea González. Las hermanas Cristina y Elena Mondragón estaban muy enfadadas este miércoles con el trato recibido en el centro. Gerino Mondragón, su padre, había ingresado allí siete días antes, pero esa misma mañana, sus hijas habían firmado el alta voluntaria y le habían sacado del centro. Ahora está en otro de los siete, el Instituto Nacional de Nutrición, actualmente al 85% de su capacidad.

Las hermanas critican varios aspectos de la atención. Primero, en una semana nunca le hicieron la prueba de la covid-19 a su papá. Segundo, no le daban bien de comer. Y tercero, les cobraron más de 6.000 pesos -250 dólares- entre estudios, medicinas y hospitalización. Ellas pensaban que la atención por covid-19 es gratuita. La secretaria López Arellano dice que los hospitales de la ciudad atienden gratuitamente a los vecinos de la capital. “Hasta donde sé, el resto de hospitales también lo hacen”. EL PAÍS se comunicó con dos personas distintas del área de comunicación de la Secretaría de Salud federal para preguntar por los cobros en el Gea González, pero no obtuvo respuesta. Elena, de 44 años, dice que Gerino sigue teniendo dificultades para respirar. “Recién ahora le van a hacer los estudios de rutina y después los otros”, dice, en referencia al coronavirus.

A la hora de comer, una mujer salía de la puerta del Gea González con lágrimas en los ojos. Se llamaba Gabriela, tenía 31 años. Llegó el martes con su esposo a eso de las 15.00 y desde entonces los médicos no le habían dicho nada. “Traía síntomas desde hacía días, pero ayer -el martes- se le complicó respirar”. Primero fueron a un hospital privado. Le hicieron unas placas y les mandaron al Gea. Les recibieron, pero Gabriela no tardó ni una hora en pagar unos estudios: 1.150 pesos.

Gabriela esperaba que los guardias de seguridad gritaran su nombre para pasar con el médico y saber, por fin, cómo estaba su marido.

Pablo Ferri / El País

error: ¡El contenido está bloqueado!