LA CRISIS DEL CORONAVIRUS QUIEBRA EL PODER DE LÓPEZ OBRADOR

  • El presidente se resiente en su popularidad por la gestión de la contingencia mientras la oposición busca abrir un nuevo frente

México  – La crisis del coronavirus encontró la popularidad de Andrés Manuel López Obrador camino abajo. La aprobación del presidente de México ya había comenzado a sufrir los efectos del desgaste de gobernar incluso antes de que se detectara el primer caso de la covid-19, el 28 de febrero. En aquel entonces, su popularidad se encontraba ya tocada tras las movilizaciones feministas del 8-M. Comparado con marzo de 2019, el mandatario ha perdido más de 20 puntos. La epidemia podría profundizar la caída. La crisis ha significado una dura prueba para los gobiernos del mundo, sin importar si eran populares o impopulares o si sus sistemas sanitarios estaban o no preparados. México no ha sido la excepción. El país lleva 15 meses siguiendo la agenda de un solo hombre. La gestión de la contingencia ha abierto las primeras grietas en ese poder, hasta ahora sin contrapesos, y promete obstaculizar el camino a 2021, un año fundamental para el proyecto del presidente por las elecciones intermedias.

La contingencia provocada por la covid-19 habrá transformado el escenario político rumbo a las elecciones del próximo año, donde será renovada la Cámara de Diputados (500 asientos), 15 gubernaturas y 2.000 alcaldías. “Muchas oposiciones están caminando con un solo objetivo: quitar a Morena la mayoría en el Congreso”, considera David Gómez-Álvarez, director del think tank Transversal, ubicado en el Estado de Jalisco. Si esto sucede, será el quinto sexenio consecutivo donde el Gobierno en turno pierde la mayoría para la segunda mitad.

Las fuerzas de resistencia al poder central se están conformando a nivel regional. Era una oportunidad que había sido buscada con ahínco por los detractores de López Obrador. Políticos y partidos habían intentado contrastar con el presidente en temas de seguridad, económicos, de lucha contra la corrupción y de la agenda legislativa. Todo había fracasado. Hoy se ha equilibrado más el terreno. Estados gobernados por la oposición han lanzado críticas a la Administración federal. Pero también lo han hecho entidades controladas por Morena, como Puebla o Baja California. Se ha abierto un nuevo frente que la oposición querrá aprovechar. “Los liderazgos regionales del 21 no se han identificado todavía, pero no vendrán de los plurinominales (enviados por la capital)”, afirma Gómez Álvarez.

La molestia de los mandatarios locales con el presidente ha resucitado una polémica añeja. Algunos gobernadores, sobre todos los del norte rico, han exigido revisar el pacto fiscal, un complejo modelo que, a grandes rasgos, beneficia con recursos a los Estados más poblados y no a quienes mejor recaudan. La cuestión resurge de vez en cuando y nunca con la fuerza con la que tiene el debate entre Madrid y Cataluña o El País Vasco. Ahora ha renacido al calor de la crisis, que estuvo precedida de meses de focos rojos que alertaban sobre la corrupción en los sistemas de salud estatales, desabasto de medicinas y falta de personal sanitario.

“La desaprobación de López Obrador se ha agudizado con la crisis”, considera Lorena Becerra, encargada de opinión pública del diario Reforma. El periódico publicó a finales de marzo que solo el 37% aprobaba su manejo de la crisis. Esto derivado de las fallas tempranas: la ausencia de pruebas de diagnóstico, la falta de seriedad ante la amenaza y la falta de previsión a pesar de que el primer positivo en el país vecino, Estados Unidos, se confirmó el 21 de enero, un mes antes de llegar a México. Otros estudios demoscópicos confirman la tendencia. La aprobación del presidente, de acuerdo a Consulta Mitofsky, es de 46%. Hace un mes era de 52%. Y 64% hace un año.

Los termómetros de la popularidad apenas comienzan a recoger la decepcionante impresión que dejó el plan económico de López Obrador. También el anuncio de que el país perdió en dos semanas todo el empleo creado en 2019 a consecuencia de la falta de liquidez, que comienza a quitar oxígeno a millones de empresas. “El presidente no entiende que los empresarios pequeños están en riesgo. No es un problema de los grandes empresarios”, añade Becerra.

Los pequeños empresarios han quedado sin red de seguridad ante la falta de un ambicioso plan de ayudas. La ONG Oxfam calcula que unas tres millones de empresas se verán afectadas por el decreto de emergencia sanitaria que frenó toda actividad no esencial. Esto significa que unos 28 millones de trabajadores, el 47% de la fuerza laboral, verán reducidos sus ingresos en una recesión —calculada en un 6,6% por el FMI— que ya es comparada a la de 1995, la más severa de la historia moderna de México. “El programa anunciado no está hecho para la magnitud de la crisis que se viene, donde los niveles de pobreza van a aumentar”, asegura Diego Vázquez, investigador de Oxfam México.

El Gobierno ha tratado de salir al paso a las críticas. El jueves anunció la ampliación de su programa de créditos de 25.000 pesos, 1.000 dólares, para las pymes. La Administración ha ofrecido poner a disposición un millón de este tipo de préstamos, que serán transferidos vía electrónica desde el 4 de mayo y podrán pagarse en tres años. Solo hay un requisito para poder recibirlos: no haber despedido a ningún trabajador en los meses de la crisis. Es una tarea difícil porque para entonces se sumará más de un mes de freno total a la economía.

Oxfam calcula que una mala gestión de la crisis del coronavirus podría dejar 500 millones de nuevos pobres en el planeta. Entre 12 y 50 millones quedarían por debajo de la línea de 5.50 dólares diarios en América Latina. Para mitigar el impacto se requiere de una fuerte intervención. Entre las medidas sugeridas, que ya han sido adoptadas por gobiernos de la región, como Brasil, está otorgar una renta básica a los más vulnerables. “Si no se actúa con políticas más agresivas para los trabajadores precarios la pobreza aumentará y podría crear una crisis humanitaria”, afirma Vázquez. En México hay 7.6 millones de trabajadores que viven al día en zonas urbanas. Estos serán los más afectados.

El horizonte se llena de nubarrones para una Administración que ha hecho punta de lanza del lema “primero los pobres”. Morena podría verse encaminado a las intermedias de 2021 con un dramático aumento de pobres y un retroceso de tres décadas de combate a la miseria. Todo en un país donde las familias solo dedican el 2.6% de sus ingresos a cuidar su salud. “La peor quiebra de una familia pobre es un problema de salud. Si vives al día y tienes una enfermedad es un descalabro importante”, recuerda Becerra. México tenía hasta este viernes 6.297 casos positivos de SARS-CoV-2 y 486 fallecidos. Y lo peor de la epidemia llegará en la primera decena de mayo. Estas son las grietas que se abren bajo los pies de López Obrador.

Luis Pablo Beauregard / El País

error: ¡El contenido está bloqueado!